Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 21 noviembre 2014
17:21
Actualizado a las 

La Razón

Defensa

Fuerzas Armadas y el reto de la seguridad por Pedro Morenés

  • 1
Una ciudadana sonríe sobre un blindado de la Brigada San Marcial durante la jornada de puertas abiertas de Araca
Una ciudadana sonríe sobre un blindado de la Brigada San Marcial durante la jornada de puertas abiertas de Araca

La entrada de España en la Alianza Atlántica supuso la apertura de nuestras Fuerzas Armadas al mundo. La integración en su estructura militar y la participación en operaciones multinacionales han sido el motor de una transformación que ha afectado a todos los aspectos de la Defensa.

Pasados treinta años, las Fuerzas Armadas han dejado de ser una organización apegada únicamente a la defensa del territorio para convertirse en elemento esencial de la política exterior del Estado, capaces de proyectar y sostener unidades a miles de kilómetros durante periodos prolongados y de operar en entornos difíciles en los que es necesaria una coordinación intensa con un gran número de actores internacionales a todos los niveles. Capacidad operativa para actuar y cualidades humanas para relacionarse definen hoy a los ejércitos de España.

Además de la seguridad, la apertura y transformación de la Defensa genera otros beneficios para la sociedad en su conjunto. Las necesidades operativas derivadas de la contribución a la defensa común y de la participación en operaciones, por ejemplo, suponen un reto para la industria nacional. La investigación y los desarrollos realizados en respuesta a estas necesidades han configurado, con el apoyo de los sucesivos gobiernos de la nación, un sector industrial altamente tecnológico, intensivo en el uso del conocimiento y con gran capacidad exportadora, que contribuye significativamente al desarrollo de nuestra economía. Sin olvidar la importancia del uso civil de las tecnologías desarrolladas ni la capacidad del sector para generar empleo de alta cualificación.

También ha variado la cantidad y el perfil de nuestros militares. Hoy disponemos de unos ejércitos más pequeños pero mejor preparados, capaces de desarrollar con garantías un número mayor de cometidos. Siguiendo el paso de los cambios efectuados en sus medios y procedimientos, de la internacionalización de sus actividades y de la interacción con otros ámbitos de la sociedad, la formación técnica y humanística de los militares españoles ha evolucionado hasta situarlos entre los profesionales mejor preparados.

Pero las Fuerzas Armadas no se emplean únicamente en teatros de operaciones alejados al servicio de la política exterior. Los ejércitos y la Armada defienden a diario, de manera permanente y silenciosa, la seguridad de España por tierra, mar y aire, y apoyan con sus medios y experiencia a la administración civil del Estado cuando resulta necesario.

El esfuerzo en la transformación y en el trabajo diario es reconocido por los españoles, que de manera invariable durante los últimos años sitúan a las Fuerzas Armadas entre las instituciones del Estado mejor valoradas, y que en días como hoy hacen patente el aprecio y el respeto que sus Fuerzas Armadas les merecen.

Nuestra Defensa se encuentra ya plenamente integrada con la de nuestros aliados y dispone de unos medios y una preparación a la altura de los más avanzados del mundo. Pero el camino no termina aquí.

Con nuestros socios y aliados, en el marco de la Unión Europea y de la Alianza Atlántica, debemos hacer frente a una situación de cambio profundo en el contexto internacional. Debemos iniciar una nueva transformación si queremos ser relevantes en el escenario estratégico del futuro. Y debemos efectuarla en un contexto de crisis económica que la hará más difícil y dolorosa que las precedentes. Este proceso demandará sin duda una búsqueda de soluciones innovadoras y un desarrollo de los mecanismos de cooperación para satisfacer las necesidades de la Defensa común.

Nuestras Fuerzas Armadas afrontan por tanto un nuevo reto. Como en ocasiones anteriores sabrán hacer frente al desafío. Su esfuerzo, sacrificio y capacidad de regeneración proporcionarán beneficios para el conjunto de la sociedad y garantizarán, una vez más, una Defensa adecuada para España.

 

Los vascos se vuelcan con el Ejército en la base de Araca
l La jornada de puertas abiertas que celebró ayer la base de Araca de la Brigada San Marcial en Vitoria con motivo del Día de las Fuerzas Armadas congregó en el acuartelamiento a multitud de ciudadanos, que se acercaron para ver de cerca el material y el modo de vida de los militares. Entre ellos, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, que calificó de «lujo» haber compartido esta jornada con el Ejército español y que Vitoria albergue una unidad que «forma parte de la élite de ese Ejército».
 

Vídeos

  • 1