Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 20 diciembre 2014
10:41
Actualizado a las 

La Razón

ANÁLISIS: Puede hacer algo más la diplomacia por Ussama Jandali

  • 1

l ¿Cómo se viven desde la oposición y desde fuera del país las constantes matanzas en Siria?
–Con indignación absoluta. Ayer por la tarde tuvimos una comparecencia en la ONU sobre lo que está pasando. Es paradójico que sobre el terreno haya observadores de la ONU a los que el régimen no permite acceder a las zonas donde se han llevado a cabo matanzas, que, a su vez, el propio Gobierno niega haber realizado. También el daño que está haciendo la pasividad, a nivel internacional, en torno a un conflicto y unos asesinatos que empezaron hace ya más de un año.

l De hecho, al igual que en la matanza del miércoles, en la de Hula, también había observadores cerca de la zona.
–Es peor. No es cuestión de que estén cerca o lejos. Pero cuando un activista llama a los observadores diciendo que están siendo atacados, éstos no pueden responder que por la noche no trabajan. Y por eso en Hula hay casi 50 niños degollados. Y con la del miércoles ha pasado prácticamente lo mismo. Claramente, el plan de Kofi Annan está hecho para que Asad gane tiempo, pues es inviable que 300 observadores que han llegado de forma escalada abarquen el territorio sirio, cuando Siria es un tercio de España. 

l Asad continúa culpando a terroristas y factores externos de las muertes. ¿En Siria se han enterado de lo ocurrido?
–Están los medios oficiales y no hay alternativa. Impera la opacidad de la dictadura. Eso sí, los sirios hace bastante tiempo que ya se han organizado a través de redes sociales y gracias a personas que hacen ellas mismas de periodistas. Se están jugando la vida, porque son el enemigo número uno del régimen. El Gobierno no quiere que el mundo vea lo que él está haciendo. Aun así, y pese a los centenares de vídeos que recibimos a diario, como llegan de personas que son activistas, parece que no cuentan tanto como si fueran de medios de comunicación imparciales. Pero a la vez, el régimen no les deja trabajar sobre el terreno, por lo que... Es la pescadilla que se muerde la cola.

l ¿Qué les queda por hacer como oposición?
–Lo que no vamos a hacer es desistir. Hoy nos manifestaremos frente a la embajada rusa. El régimen no se sostendría sin Rusia, Hizbulá e Irán. Pues recibe armas rusas, dinero y asesoramiento de Irán, tropas de Hizbulá y fuel de Venezuela.

 

Ussama Jandali
Presidente de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio

Síguenos en