Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 26 noviembre 2014
04:00
Actualizado a las 

La Razón

Cine

El infierno de la trata de blancas

  • Director: Isabel de Ocampo. Guión:  I. de Ocampo, J.M. Romero.Intérpretes: Cindy Díaz, Guadalupe Lancho, Adolfo Fernández. Duración: 96 minutos. España, 2011. Drama.

  • 1
lo mejor:  la fuerza salvaje de Cincy         Díaz, que torea con un personaje siempre al límite
lo mejor: la fuerza salvaje de Cincy Díaz, que torea con un personaje siempre al límite

Desde un pueblo rural y remoto en Perú, la adolescente Evelyn  trabaja muy duro mientras imagina una vida mejor para ella y su familia. Una familia sin hombres que sobrevive como va pudiendo entre las cuatro cochambrosas paredes de casa. Hasta que aparece el milagro en forma de mujer rubia y un viaje a España para trabajar en una cafetería y eludir para siempre la miseria. Pero es mentira. Todo es una aterradora mentira. En el preámbulo de la película, unas manos  amasan  harina y la golpean para que adopte la forma última del pan. Igual que un proxeneta tortura luego las inocentes carnes de Evelyn, quien comienza en nuestro país a padecer el martirio de la prostitución ilegal. Encerrada en un burdel de mala muerte, rodeada de hombres burdos, mujeres ambiciosas y jóvenes  tan desesperadas como ella misma (otras ya aceptaron el estremecedor presente), Evelyn decide, sin embargo, escapar del  infierno aunque le cueste la vida. Una novata en el terreno del largometraje, Isabel de Ocampo, elige hincarle toda la rabia de la cámara a un tema escabroso y brutal. Rebosante de ganas, no obstante, descuida demasiado los aspectos técnicos y formales  (la mezcla de sueño y realidad de Evelyn chirría demasiado, así como ciertos momentos del montaje), que quizá también lastra un presupuesto bastante moderado. A pesar de todo, y si es cierto que el cine se trata, también, de compromiso y denuncia, bienvenida sea esta historia que bucea en un tema que  a todos debería avergonzarnos. Porque, estén seguros: la realidad supera a la ficción. Hoy más que nunca.
 

Vídeos

  • 1