Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 24 noviembre 2014
15:57
Actualizado a las 

La Razón

Interior

Interior cree «un deber moral» que los exiliados vascos puedan votar

  • 1

MADRID- «Un deber moral». El ministro del Interior, Jorge Fernández, definió así la disposición de su  Departamento para que los vascos que huyeron a causa del terrorismo de ETA puedan volver a votar en su  comunidad autónoma y puntualizó que esta iniciativa no  mira hacia las próximas elecciones sino hacia las «próximas generaciones». «Que nadie piense que estamos pensando en las próximas elecciones, decir eso sería mezquino. El Gobierno no va a frivolizar con este asunto», aseguró el titular  de Interior  durante la inauguración del seminario «Residencia y derecho de sufragio. Análisis del caso vasco», ante  el grupo de expertos del Centro de Estudios Políticos y Constitucional, que el Ministerio ha convocado  para estudiar las posibilidades jurídicas de esta iniciativa.

Fernández habló de justicia y reparación con el fin de «tutelar» el libre ejercicio de los derechos «frente a cualquier forma de coacción, un deber para cualquier gobernante».  Para ello, pidió a los expertos que se tomen «todo el tiempo que sea necesario» para fijar su posición y que aborden el tema «desde la serenidad y la reflexión jurídica, sin apasionamiento ni precipitación». «El Estado siempre ha sabido dar una respuesta a la altura de las expectativas de quienes anhelan la paz», indicó el  ministro, quien apuntó que no es más difícil esto que la ley de partidos con la que se contribuyó a derrotar a la banda terrorista ETA.  «Debemos plantearnos la forma de reparar el silencio forzoso impuesto por la violencia». El Gobierno considera una cuestión de «Justicia»  reparar el daño causado en ese tiempo, contemplando el daño en todas sus dimensiones, y una de ellas es «la mutilación de los derechos políticos de quienes se vieron obligados a salir del País Vasco huyendo de la violencia, la amenaza y la coacción». Fernández destacó que si la «libertad de residencia se ve cercenada por el terrorismo, también los derechos políticos sufren una brutal agresión». Para Interior,  lo importante no es saber «cuántos» no han podido votar en el País Vasco por la tiranía de ETA sino constatar la importancia cualitativa que para una sociedad democrática tiene este hecho. Además, apuntó a la importancia de «explicar el pasado con rigor».

 

Vídeos

  • 1