Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
20:49
Actualizado a las 

La Razón

Pacientes

Mi vida sin aliento

  • De interés para los afectados:
    Asociación de Pacientes de EPOC y Apnea del Sueño (Apeas)

    Correo electrónico: infoapeas@gmail.com
    Teléfono: 695 468 799
    Web: www.apeas.es
     

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Mi vida sin aliento
Mi vida sin aliento

Jesús
70 años
«Pregunté al neumólogo: ¿Cuánto tiempo me queda?»
Hoy se siguen extrañando cuando cuento que llegué al hospital con una saturación de oxígeno en sangre de apenas el 20 por ciento. No podía más. Ni bajar del coche siquiera. Fue tras un ingreso de 15 días cuando me diagnosticaron la enfermedad. Le pregunté al neumólogo: «¿Cuánto tiempo me queda?». Pensé que iba a morir. Nada más levantarme me fumaba tres cigarrillos, si no, no me entraba ni el café...
Era viajante, me dedicaba a la representación de fábricas por la zona de Madrid y de Levante, pero tuve que dejarlo al no poder, siquiera, con la maleta. Ahora tengo dos tiendas, por lo que mi vida es mucho más relajada. Tengo que depender del oxígeno 16 horas diarias.

Demasiado tarde
Aunque hace ahora 20 años que dejé de fumar, el mal ya estaba hecho en los pulmones. Por la buena relación que mantenía con mi neumólogo, éste me comentó que formara una asociación. De ahí Apeas, Asociación de Pacientes de EPOC y Apnea del Sueño, la cual presido actualmente y cuya sede extraoficialmente está en NeumoMadrid.
Y lo cierto es que te das cuenta de muchas cosas. Compartes experiencias y ves que se está muriendo más gente por la depresión que les causa el no salir de casa por miedo y por depender del oxígeno, que por la propia EPOC en sí.
 

Sixto
68 años
«Cada vez que iba al hospital
suponía unos 15 días de ingreso»
Cada día caía medio paquete, unos 10 o 12 cigarrillos, y empecé con apenas siete años. Pero, además, trabajaba en una fábrica de coches, y estaba rodeado de aceite de corte y humo, y la seguridad en el trabajo en aquellos tiempos no era buena. Empecé a notar que me fatigaba al salir de paseo con una perrita que tenía. Pero el verdadero diagnóstico llegó tras un reconocimiento médico de la empresa. Me hicieron una espirometría y quedó señalado en el informe, pero no me dijeron nada, así que lo guardé. Caí en la cuenta tiempo después, porque me seguía fatigando al pasear. Así que fui al neumólogo. Tras pasar un tribunal médico me dieron la baja absoluta. Sufría muchas crisis respiratorias, de hecho, la ambulancia tenía que venir a buscarme para llevarme al hospital. Y cada vez que iba eran 15 días de ingreso. Ahora lo ves, pero cuando empiezas con EPOC no le das mucha importancia, porque puedes hacer cosas, con más dificultad, pero las haces. Es una enfermedad ignorada, y es una pena porque se puede evitar que sea una dolencia hospitalaria. Sólo se necesita soplar tres veces. La espirometría no es cara y se quitan un posible enfermo de ingreso. Yo ahora intento mantenerme. Todos los días mido la saturación en sangre, hago ejercicios y tengo que dormir con el oxígeno puesto en una cama articulada. También uso broncodilatadores y un inhalador.
 

Rafael
74 años
«Debo parar cada cien metros a descansar»
Era un fumador empedernido. Cada día acababa con tres paquetes. Empecé joven, con 12 o 13 años, pero en serio, ya en la facultad, porque estudiando me ayudaba a concentrarme. Ya con los años comencé a notar que me asfixiaba, y en un reconocimiento de empresa me costaba hacer las pruebas, como ponerme el calzado. Así que acudí al especialista, me hicieron una serie de pruebas y dieron con el diagnóstico. De esto hace 20 años. Ahora dependo del oxígeno 12 horas al día y de broncodilatadores. Es una enfermedad muy traicionera y un tratamiento esclavo, porque, aunque puedes salir, tienes miedo a hacerlo, a dormir fuera de casa, por ejemplo. Es más, no puedo andar más de cien metros sin tener que parar a descansar.

Miedos
Por otro lado está el dejar de fumar, que no es nada fácil. Ya lo había intentado en varias ocasiones, y tras el diagnóstico, tuve que aprovechar un catarro muy fuerte, de esos que ni siquiera el cigarrillo te sabe a nada, para abandonar el hábito. Hoy, por suerte, ninguno de mis hijos fuma. Deben haber visto los resultados que ha tenido en su padre. Y mi mujer, que también fumaba, terminó dejándolo. Pero lo cierto es que es una enfermedad con muy poca divulgación para la importancia que tiene. Los jóvenes especialmente deben ser conscientes de los problemas que trae consigo y mentalizarse.
 

Julián
70 años
«Fumaba un paquete diario y tenía bronquitis crónica»
Fumaba bastante, como un paquete más o menos, al día. Tenía bronquitis crónica y fue mi médico en consulta el que me dijo que tenía EPOC. No tenía ni idea de lo que significaba esa palabra. Me dijeron que tenía que dejar de fumar, pero, a día de hoy, no le logrado hacerlo por completo. Si que lo dejo por temporadas, pero termino volviendo al mes o dos meses. Así que sigo fumando uno o tres pitillos al día. Ahora tengo 70 años, pero la primera calada la di con 18 o 20. A esa edad no le das importancia, no sabíamos nada. No te imaginas que va a producirte una bronquitis, que te vas a cansar sólo con dar una vuelta, que te asfixias, literalmente. Porque es lo que te ocurre, te asfixias y asusta mucho. Por eso he tenido que dejar de hacer muchas cosas. Antes, por ejemplo, iba unos días a la semana al gimnasio, y ahora he tenido que dejarlo, porque no puedo. Sólo voy a la piscina de vez en cuando. Con mi mujer tampoco salgo mucho a pasear, porque yo voy mucho más despacio y se hace muy pesado. Lo único bueno de todo esto es que ninguno de mis hijos ha cogido el hábito. Es más, mi mujer no tolera que fume en casa.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA