Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 25 octubre 2014
18:47
Actualizado a las 

La Razón

Casa Real

El Rey figura clave en el refuerzo de la Marca España

  • El viaje a Iberoamérica ha sido decisivo para los proyectos empresariales

  • 1
El Rey Don Juan Carlos, con el presidente de México y el de Colombia, durante su última visita a Chile
El Rey Don Juan Carlos, con el presidente de México y el de Colombia, durante su última visita a Chile

MADRID- «Es el buque insignia de la comunidad iberoamericana», aseguró en una ocasión el ex presidente uruguayo Julio María Sanguinetti refiriéndose al Rey. Con el apoyo financiero a España por el Eurogrupo y el alto interés establecido por los mercados para comprar nuestra deuda, la presencia empresarial fuera de nuestras fronteras es el punto clave para afrontar la salida de la crisis. «España es el segundo inversor más importante en Brasil y Chile después de Estados Unidos», afirman fuentes de la CEOE. Por este motivo, y ante la preocupación de dichos países respecto a la solvencia de nuestro país, el reciente viaje de Estado de Don Juan Carlos a Brasil y a Chile ha sido determinante para apoyar la Marca España en el extranjero. «Nuestra deuda pública es menor que la de otros países de la UE», aseveró  Don Juan Carlos durante el pasado almuerzo con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Asimismo, el Monarca quiso marcar la diferencia entre la crisis financiera y la situación de la economía real. Así, recordó la fuerte diversificación en el exterior de las empresas de la gran banca, lo mismo que sucede con el ámbito empresarial, incidiendo en la reciprocidad de intereses en las relaciones bilaterales de España con otros países. Por ejemplo, en Chile: «La presencia española en este país es muy variada, banca, seguros, telecomunicaciones, energía,  infraestructuras y agroindustria. Se abren ahora oportunidades para las energías renovables y el turismo. Son todos ellos sectores en los que la marca España es un sello de calidad». Por otro lado, en el país carioca España es además puntero en distribución, ingeniería e hidrocarburos. 

Las dos visitas de Estado a los países iberoamericanos –en las que el Rey ha estado acompañado del presidente de la CEOE, Juan Rossell, del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de un «séquito» de los dirigentes de las empresas españolas más potentes–  han significado un acuerdo de colaboración entre la CEOE y la CPC (Confederación de la Producción y el Comercio en Chile) y la CNI (Confederación Nacional de Industrias de Brasil). «Las buenas relaciones diplomáticas de Don Juan Carlos con estos países ha sido decisiva», afirman las mismas fuentes de la Confederación Empresarial. «En tan sólo 10 días se ha organizado el recibimiento en Brasil del Rey, algo que no es normal». Independientemente de la representación de las principales compañías españolas del Ibex 35 en Brasil –Telefónica, Repsol, el Banco Santander…–  el desplazamiento de Don Juan Carlos tiene una clara contextualización tras la reciente expropiación de YPF en Argentina y Red Eléctrica en Bolivia. «Chile ha entendido muy bien que el ahorro acude a los países que respetan la seguridad jurídica y huye de aquéllos en los que reina la arbitrariedad». La colaboración de España con estos estados ya  es tangible, y  no sólo se ciñe al ámbito empresarial.  En su discurso durante su  encuentro con la presidenta de Brasil, el Rey aseguró que  para el próximo curso estarán disponibles en las universidades «más de 1.500 plazas en carreras técnicas para acoger a estudiantes brasileños». Asimismo, España exonerará a los turistas brasileños de la carta de invitación.

Por otro lado, Don Juan Carlos reconoció que en España se vive  el momento «más doloroso» al que nos hemos sometido, pero esquivó  la demagogia victimista y, en ambos viajes, resaltó los «ajustes presupuestarios sin precedentes» efectuados por el Gobierno.  E hizo una llamada a la cooperación internacional. «Se necesita solidaridad para hacer soportables las cargas financieras».

Vídeos

  • 1