Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
03:59
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

La cigarra y la hormiga por José Clemente

  • 1

Fuera del euro no hay nada, como fuera de Europa tampoco hay nada. El euro es Europa o viceversa, como nos recordaba Ortega y Gasset al afirmar que España era el problema y Europa la solución. Como nos lo han asegurado en tantas ocasiones los fundadores del europeismo moderno cuando reclamaban aquello de más Europa y menos nación. Como hizo España ayer al pedir al Eurogrupo y al FMI una línea de crédito a los fondos europeos, sin condiciones, para sanear nuestro sistema bancario sin alterar el calendario de la UE con las elecciones griegas la próxima semana. España logra así cien mil millones de los fondos europeos con los que podrá concluir la reforma de su sistema financiero, que es, junto a la reforma laboral, la otra pata de la mesa sobre la que se sustenta nuestra economía y las posibilidades reales de crecimiento, al hacer correr los fondos de ese crédito a las empresas, PYMES y autónomos que son los que activarán el empleo y, por ende, nuestro crecimiento. Pero un crédito de esa cuantía y sin condiciones no se le da al primero que pasa por allí, porque lo primero que pide el Eurogrupo al demandante son los avales que garantizan la devolución del préstamo, y es ahí donde entra en juego la política de hormiga de Rajoy, frente a la de cigarra que practicaron tanto el ex presidente Zapatero, como su vicepresidente, Rubalcaba. Por eso no hablamos de un rescate al uso, de ahí la queja irlandesa o griega, porque en esos países el dinero acabó donde no debía, que es lo que no puede sucederle Rajoy. Además, España ya ha pasado por ahí y en peores condiciones cuando Bruselas forzó a Zapatero a ceder soberanía fiscal para evitar la intervención el 9 de mayo de 2011. Entonces Rajoy y el PP cerraron filas con el Gobierno y ahora lo usarán como excusa para la segunda huelga general. ¡Ya lo verán!

Vídeos

  • 1