Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 26 noviembre 2014
09:52
Actualizado a las 

La Razón

Ciencia

El presidente del BBVA cree que la crisis ha evidenciado «las carencias éticas» de las empresas

  • Acompañado del ministro de Educación, José Antonio Wert, Francisco González ha presentado el libro «Valores y ética para el siglo XXI». El presidente del BBVA considera que nuestra sociedad «necesita una ética y unos valores compartidos que nos permitan afrontar los grandes retos globales»

  • 1

Francisco González, presidente de BBVA, y José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, presentaron en la tarde de ayer «Valores y ética para el siglo XXI», un libro que recoge las reflexiones de una veintena de destacados especialistas procedentes de diferentes campos de conocimiento sobre cómo podemos entender y utilizar los principios éticos universales para afrontar los grandes desafíos que plantea el siglo XXI.

Durante la presentación, celebrada en el Palacio del Marqués de Salamanca, Francisco González ha subrayado que, como consecuencia del avance tecnológico y la globalización, nuestro mundo está experimentando «cambios que ponen en cuestión muchas de nuestras convicciones y modos de pensar y de hacer». Algo que genera incertidumbres y conflictos que se han visto exacerbados por una crisis económica y financiera «que ha puesto de manifiesto, entre otros problemas del sistema global, las carencias éticas en la gestión de múltiples empresas e instituciones en todo el mundo».

Sin embargo, en opinión del presidente de BBVA, la crisis puede ser también «el punto de inflexión para articular un sistema económico y financiero más eficiente y productivo y, al tiempo, más estable, más justo. Necesitamos una ética y unos valores compartidos para afrontar los grandes retos globales». En esta línea, Francisco González ha manifestado el compromiso de BBVA con «la construcción de un proyecto empresarial basado en firmes principios éticos, desde la convicción de que la ética no sólo es deseable, también es rentable».

Junto al presidente de BBVA y al ministro de Educación, Cultura y Deporte participaron en la presentación tres de los autores que forman parte de la comunidad OpenMind: Sandip Tiwari, catedrático de Ingeniería de la Universidad Cornell (EE UU), Saskia Sassen, catedrática de Sociología de la Universidad Columbia (EE UU), y Andy Miah, presidente del Departamento de Ética y Tecnologías Emergentes de la Universidad de West Scotland (Reino Unido).

Sandip Tiwari abordó en su intervención los beneficios sociales y los desafíos que surgen de los últimos avances en diferentes áreas de la  su campo de trabajo, la nanotecnología. Tiwari considera que uno de los grandes problemas a que nos enfrentamos es que «las sociedades no son capaces de reaccionar al mismo ritmo que los avances científicos, de forma que a menudo se adoptan nuevas tecnologías sin conocer los riesgos que suponen». Tiwari cita como ejemplo el desarrollo de máquinas capaces de generar y ejecutar algoritmos que pueden llegar a precipitar una crisis financiera o la producción de nanobaterías para coches eléctricos e híbridos basadas en «carbón sucio».

Por su parte, la socióloga Saskia Sassen centró en los desafíos que plantea la urbanización acelerada. Sassen denuncia que las ciudades están perdiendo su capacidad para canalizar las tensiones sociales a través del comercio y la actividad cívica. Por ello, se están convirtiendo en escenario de una amplia gama de nuevos conflictos. En su opinión, las «ciudades inteligentes» con grandes instalaciones cerradas, supervisadas por compañías privadas, debilitan el sentido de lo cívico porque dejan las funciones cívicas y políticas en manos de sistemas tecnológicos de control privado. Necesitamos «urbanizar» la tecnología.

Por último, Andy Miah está especializado en el estudio de las relaciones entre ética y tecnologías emergentes. En su intervención se ha referido en las cuestiones éticas que surgen del mejoramiento humano. Sugiere que la Humanidad está entrando en una «era  transhumana» en la que la biología podrá ser manipulada a voluntad. Este «transhumanismo» abarca desde la modificación de nuestros cerebros para aumentar la memoria o el razonamiento, hasta la alteración de nuestra biología para hacernos más resistentes al entorno, prolongar la vida, o aportarnos nuevas capacidades. La sociedad no está preparada para afrontar las implicaciones éticas de esta situación que afecta a todos los aspectos de la vida humana.

Vídeos

  • 1