Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
00:20
Actualizado a las 

La Razón

Madrid

La quiebra de Gómez el banco le pide un millón de euros

  • «Empeñó» en 2011 la asignación de la Asamblea para el PSM en pedir un crédito tras el derroche de la campaña. El líder del PSM tiene comprometidas con el banco las subvenciones del grupo parlamentario para  2012 y 2013

  • 1
Tomás Gómez, en una imagen de archivo frente a su eslogan de campaña –«El presidente de la gente común»– aseguró ayer que «solamente el PP no tiene dificultades económicas»
Tomás Gómez, en una imagen de archivo frente a su eslogan de campaña –«El presidente de la gente común»– aseguró ayer que «solamente el PP no tiene dificultades económicas»

MADRID- La particular petición  de Tomás Gómez de un «rescate» a la Asamblea regional ha dejado al descubierto sus cuentas y también sus deudas. Tal y como adelantó ayer este diario, el pasado jueves el propio líder del Partido Socialista de Madrid registraba una petición a la Mesa de la Cámara por la que solicitaba un adelanto de 60.000 euros de la segunda parte de la subvención asignada para el partido para este año. Una bolsa de aire para las arcas socialistas que ahora el Parlamento estudia si aprobar o no. Los socialistas madrileños reciben unas retribuciones públicas de 1.130.982 euros por ejercicio, pero en los últimos tiempos una parte muy importante de lo que ingresan se lo quedan directamente las entidades bancarias para amortizar los créditos que han ido solicitando. En concreto, el Grupo Socialista de Madrid mantiene una pella de un millón de euros con el Banco Popular. Una cantidad –límite máximo autorizado en la legislación vigente– que solicitó el verano pasado y para la que no tuvo más remedio que «empeñar» algunos de sus futuros ingresos.
Pignoración con dinero público

Tal y como refleja el documento notarial que los de Tomás Gómez registraron en la Asamblea con fecha de 28 de julio de 2011, los socialistas se comprometían a emplear como aval las subvenciones que recibirían los años 2012 y 2013. Así, el PSM pignoró en favor del banco el dinero del que ahora reclaman un adelanto. «A fin de que la pignoración de las subvenciones citadas sean recibidas por el Banco Popular Español S. A., el PSM-PSOE acepta de manera irrevocable que el importe sea abonado directamente en la cuenta (...) que a tal efecto el beneficiario tiene abierta en esta sucursal del banco», puede leerse en el documento al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

La Asamblea aún adeuda a las cuentas socialistas el segundo plazo de su asignación anual: 565.491euros imprescindibles para pagar las nóminas de los asesores y el personal administrativo del grupo parlamentario.  Pero no únicamente los trabajadores de Gómez en Vallecas podrían tener problemas para cobrar a final de mes. Los 51 empleados del PSM, que ayer aún no habían cobrado sus nóminas de mayo, también dependen del ingreso del «rescate» para recibir sus honorarios mientras sobrevuela sobre sus cabezas la aprobación de un recorte de personal que podría dejar a un tercio de la plantilla en la calle.

Cada partido político hace uso de su asignación parlamentaria libremente, puesto que se trata de unos ingresos de los que disponen sin obligación de justificarlos.  «La subvención es para el funcionamiento del grupo parlamentario, pero cada partido puede emplearla en lo que consideren», aseguraron a LA RAZÓN fuentes de la Asamblea.

En el caso del PSM, este dinero se estaría empleando en el pago de, entre otras cosas, el alquiler de la sede en la que los socialistas madrileños se instalaron en diciembre de 2009. Unas oficinas con vistas a la plaza de Callao que les obliga a desprenderse de 13.000 euros al mes en concepto de alquiler. Además, según fuentes del partido consultadas, desde su llegada a la secretaría general del PSM Gómez ha aumentado la nómina de asesores del partido y realizó gastos «por encima de las posibilidades del PSM, como el viaje a Argentina», en la pasada campaña electoral.

«Una coctelera de errores» –por citar al propio Gómez, que ayer exigió al Gobierno central que aclare qué hará con el dinero del «rescate» a la banca– que se inició con su llegada a la Secretaría general del PSM.

«Se endeudó pensando que entrarían más ingresos de los que lo han hecho y ha convertido las cuentas del partido en un caos absoluto porque no se esperaba el batacazo de las elecciones ni de lejos», explicó un diputado de la Asamblea –que apoyó a Gómez en el último congreso regional– sobre la política económica de su líder. El secretario general, por su parte, salió al paso de las preguntas sobre sus problemas bancarios lanzando contra Esperanza Aguirre: «Solamente hay alguien que no tiene problemas de financiación, y es el PP», contestó tras la reunión de su Ejecutiva regional. No es la primera vez que las estrecheces económicas del partido han centrado sus comparecencias ante la prensa. El propio Gómez reconoció tras los despidos de agosto pasado que la situación se había convertido en «insostenible» tras la debacle del 22-M.


-12,5% La rebaja presupuestaria que más dolió a la oposición
Las opiniones entre los socialistas coinciden a la hora de analizar su actual situación económica. Todos los consultados por este diario apuntan al batacazo que sufrieron en las últimas autonómicas, en las que perdieron seis diputados, hasta quedarse con 36 (sus peores resultados de la historia), como la principal causa de su crisis financiera. Pero no se puede decir que Tomás Gómez no haya luchado con uñas y dientes para no ver mermado su patrimonio. El julio pasado todos los grupos políticos en la Asamblea pactaron reducir un 12,5% su presupuesto (1,1 millones de euros de ahorro sólo en año y medio), unas negociaciones que comenzaron con una propuesta de rebaja del 20% por parte de Esperanza Aguirre, contra la que todos los grupos, especialmente el socialista, se rebelaron.


Tres derroches y un solo final: los números rojos
1.- Sede y campaña de lujoEl PSM dio el cien por cien en la pasada campaña de las autonómicas. Sede de lujo y viajes a Argentina para hacer campaña.
2.- IndemnizacionesEn agosto, Gómez despidió a nueve trabajadores. Pero la Justicia le obligó a readmitirlos y a abonar una importante cifra en indemnizaciones.
3.- Fichajes estrellaBuena parte del crédito de Gómez se ha ido en asesores. Tras sustituir a su ex «número dos», Trinidad Rollán, la fichó en la Asamblea.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA