Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 26 octubre 2014
07:26
Actualizado a las 

La Razón

Noticias Eurocopa 2012

La mala hierba

  • 1
Iker Casillas, héroe del partido contra Italia
Iker Casillas, héroe del partido contra Italia

Gdansk- España necesita un césped rápido y corto para que «La Roja» sea «La Roja», precisa un terreno de juego que permita que la pelota corra y no frene su juego. España necesita algo muy diferente a la hierba que se encontró el domingo en Gdansk, alta y seca, al estilo tradicional del fútbol suramericano. Por eso la Federación Española presentó ayer una reclamación ante la UEFA para quejarse por el estado del césped y, fundamentalmente, para que no vuelva a suceder en los próximos compromisos contra Irlanda y Croacia. España sólo reclamó por el riego. Según la Federación, el reglamento obliga a que el césped se riegue 75 minutos antes del encuentro. Cosa que no se hizo. «La altura del césped era sospechosa», añaden, «pero nadie la midió». El reglamento establece que la altura máxima admitida de la hierba es de 23 milímetros.
España había advertido ya a la UEFA de que necesitaba que la hierba estuviera en perfectas condiciones para sus encuentros y se lo recordó a Pierluigi Collina en la charla que ofreció a los internacionales el director técnico arbitral de la Federación Europea. «Se lo hemos dicho ya a la UEFA y a los árbitros, pero no nos hacen caso», se lamentaba Xavi después del encuentro ante Italia. Aunque la responsabilidad sobre el estado del césped no era únicamente del organismo europeo.
«Los italianos sabían que un césped seco, que es más lento, era la mejor opción táctica para ellos. Y si no hay acuerdo entre los dos equipos no se riega», explica Gregorz Lato, el mítico futbolista de la gran Polonia de los 70 y primeros 80, ahora convertido en primer ministro de su país. Italia se negó y el césped del Arena de Gdansk quedó transformado en un pasto seco que dificultaba el juego de la campeona del mundo. «El césped estaba a su altura perfecta. Normalmente, el campo se riega antes del partido, pero para ello necesitas la aceptación de los dos equipos. España quería, pero Italia se opuso a que se regara», añade Lato. Sin embargo, los observadores de la UEFA informaron de que la altura del césped era superior a la permitida y ordenaron que se «afeitara» la hierba del estadio. La Federación Española afirma que sólo es necesario el acuerdo entre los dos equipos para regar el campo en el descanso del encuentro.

Vídeos

  • 1