Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 26 noviembre 2014
14:51
Actualizado a las 

La Razón

Finanzas

La «troika» sólo vigilará a la banca

  • Los «hombres de negro» no supervisarán el déficit n El FMI, excluido de la operación. El Eurogrupo cortará las ayudas si España no cumple el déficit

  • 1

BRUSELAS- Los responsables de la Comisión Europea –en coordinación con el Banco Central Europeo–, la Autoridad Bancaria Europea y el Fondo Monetario Internacional supervisarán la reforma del sector bancario en España, en el marco de la aplicación del préstamo acordado por el Eurogrupo para la recapitalización financiera por valor de hasta 100.000 millones de euros.

Según especificó ayer el Ejecutivo comunitario, los representantes a los que se conoce ya con el nombre de «los hombres de negro» no tendrán responsabilidades de política macroeconómica, sino que se centrarán exclusivamente en la situación de la banca, que será la que percibirá las ayudas procedentes del Fondo de rescate del euro o del Mecanismo de Estabilidad permanente, dotado con 500.000 millones de euros desde julio.

La verificación de los condicionantes de la ayuda se realizará sobre los temas bancarios y en concreto sobre todo el sector financiero español –no sólo respecto a la reestructuración de las entidades con problemas– con el objetivo de dotarlo de más transparencia, mejorar las formas de gobierno y la supervisión. En cambio, como ya se hacía hasta ahora, el control de la parte que se refiere al déficit público y a las reformas macroeconómicas será competencia del departamento de Olli Rehn, de la Comisión Europea.

Por este motivo, Bruselas se esforzó ayer en clarificar las cosas y apartar la idea de que el de España sea un rescate al uso, pues el Fondo Monetario Internacional no financiará el préstamo, aunque colabore con su experiencia en la gestión de la situación. «El FMI no forma parte de la financiación de este programa, pero queremos beneficiarnos de su experiencia. Es la Comisión quien prepara los resultados y los presenta al Eurogrupo y es éste quien toma las decisiones. La etiqueta que le pongamos a esto no creo que sea lo más importante para los bancos, ni para los ciudadanos españoles. Hay  una solidaridad europea que, a cambio, requiere una reestructuración seria del sector bancario, no para dar placer a los banqueros o ayudar a los accionistas, sino para ponerlos al servicio de la economía productiva y no especulativa como ha sido el caso en el pasado», manifestaron fuentes de la Comisión.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble,  explicó que la decisión de la zona euro ahonda sus raíces en la experiencia adquirida tras el crash inmobiliario en Estados Unidos. «Como lección de aquella crisis hemos aconsejado a España: debéis proporcionar a los bancos suficiente dinero, lo quieran o no», explicó el titular alemán de Finanzas ante los micrófonos de una emisora pública, en la que destacó que España «se encuentra en el camino correcto» para resolver sus problemas financieros.

Los siguientes pasos esperan ahora que las auditoras independientes contratadas por el Gobierno reflejen su diagnóstico sobre las necesidades de recapitalización de la banca española, que podrían a dar a conocer los resultados el 21 de junio, fecha del próximo Eurogrupo, en el que España ya podría trasladar a sus socios una petición formal de asistencia financiera.

A continuación, la Comisión Europea, con el respaldo del resto de instituciones, preparará el protocolo de acuerdo que especifica las cuestiones técnicas del préstamo (cuál de los fondos será usado, tipo de interés, cifra exacta, plazos...) con el objetivo de que sea remitido al Eurogrupo. Sólo en el caso de España no cumpla con sus compromisos, podría suspenderse la ayuda concedida el pasado sábado.


«Nunca se da gratis»
El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, advirtió que el préstamo «lleva aparejado unas obligaciones y compromisos» que tendrán que determinarse en el memorándum de acuerdo entre España y la zona euro. «Quien da dinero nunca lo da gratis, quiere saber qué se hace con él. Otra cosa es ver cómo actúan (los enviados europeos del cuarteto). Espero que actúen honestamente, que no se crean que vienen a un país bananero. Vienen aquí a comprobar que se utiliza bien un dinero que ha puesto Europa», planteó Almunia, quien tendrá que revisar los planes de las entidades que a la postre reciban dinero.

Vídeos

  • 1