Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 22 julio 2014
10:01
Actualizado a las 

La Razón

Pacientes

El ruido en los hospitales retrasa la curación de los pacientes

  • Ciertos sonidos hospitalarios como los de alarmas electrónicas, teléfonos y conversaciones pueden alterar el sueño de los pacientes aunque estén a bajo volumen y crear un ambiente que podría demorar su curación, según indica un estudio realizado en Estados Unidos.

  • 1
El ruido en los hospitales retrasa la curación de los pacientes
El ruido en los hospitales retrasa la curación de los pacientes

El informe, publicado en 'Annals of Internal Medicine', coincide con otro estudio anterior de este año que descubrió que los niveles de ruido en los hospitales pueden trepar hasta los 80 decibeles (dB), cercanos al de una sierra eléctrica.

"Ya es lo suficientemente estresante ser paciente en un hospital y hay mucho barullo por la noche", ha explicado Orfeu Buxton, neurocientífico del Hospital de Brigham y las Mujeres y de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, quien dirigió el estudio.

Para medir el volumen que deben superar ciertos ruidos para despertar a las personas, Buxton y sus colegas monitorearon el sueño de 12 personas saludables mientras investigadores hacían ruido en la habitación donde dormían.

Muchos de los ruidos fueron grabados de un hospital real. Incluían alarmas, personas hablando, aviones sobrevolando y un carro de lavandería pasando por el pasillo. Durante la noche, los investigadores pasaron los ruidos de uno en uno.

Cada sonido primero fue pasado a un nivel de susurro y, si las ondas cerebrales de la persona parecían no responder, los expertos subían el nivel hasta que el "paciente" despertaba o hasta que el volumen llegaba a los 70 dB, que es aproximadamente el de un grito humano.

Los resultados mostraron que las alarmas y voces eran los ruidos más molestos a la hora de interrumpir el descanso, explica Buxton. Incluso durante el sueño profundo, más de la mitad de las personas se despertó cuando la alarma sonaba a un nivel de susurro.

Del mismo modo, casi tres cuartos de los participantes se despertaron ante el sonido de personas conversando a nivel de susurro durante la etapa de sueño más liviana, indica el equipo y, si bien las personas podían no recordar haberse despertado por los sonidos, solían sentirse menos descansadas al día siguiente.

El tráfico exterior, el sobrevuelo de un avión, el despegue de un helicóptero y el sonido de una descarga de inodoro fueron los ruidos que menos interrumpieron el sueño.

Los investigadores también midieron cómo respondían las pulsaciones de las personas a cada sonido y hallaron que los despertares generaban un leve aumento en el ritmo cardíaco.

El resultado "indica que ésta es una respuesta psicológica genuina negativa", ha apuntado Jeffrey Ellenbogen, jefe de medicina del sueño del Hospital General de Massachusetts, quien co-dirigió el estudio.

Todos los participantes eran personas saludables que no estaban internadas, por lo que para Ellenbogen es de esperar una molestia mayor en pacientes enfermos y hospitalizados.
 

Vídeos

  • 1