Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 21 agosto 2014
10:11
Actualizado a las 

La Razón

Educación

ANÁLISIS: Una materia necesaria por Benigo Blanco

  • 1

l ¿Cuáles son los motivos por los que habría que acabar con la asignatura?
–Educación para la Ciudadanía debería suprimirse del currículum académico porque tal y como se planteó ha generado que sus contenidos tengan una carga política importante y aunque el Gobierno haya anunciado que se van a reconducir hacia una asignatura normal, que no genere conflictos, no es necesaria. Contenidos como la Constitución u organismos internacionales como Naciones Unidas o derechos humanos pueden estar incluidos en otras asignaturas. El tiempo que se ha utilizado hasta ahora para impartir Educación para la Ciudadanía puede emplearse en ampliar las horas de otras materias verdaderamente importantes, como son Matemáticas, Lengua o Historia. Además, ha perdido todo el sentido, después del daño y dolor que ha generado en muchas familias, ya que no deja de ser una ofensa a las libertades de los padres como actores importantes en la educación de sus hijos.

l El Gobierno anunció que acabaría con los contenidos más polémicos y que cambiaría el nombre de la asignatura por Educación Cívica. ¿Son  suficientes?
–Educación para la Ciudadanía fue diseñada por el anterior Ejecutivo con un claro objetivo ideológico, desde su puesta en marcha en el curso 2007-2008. Ahora, con la llegada al Ministerio de Educación de José Ignacio Wert se ha anunciado la supresión de los contenidos ideológicos y reducir su carga política. Sin embargo esto no es suficiente porque al ser imposible controlar lo que van a hacer determinadas comunidades autónomas, como es el caso de Andalucía, que han anunciado que quieren recuperar la ideología para los libros de texto de la asignatura, ya que tienen potestad para diseñar a su antojo hasta el 45 por ciento de los contenidos que se imparten en ella (35 por ciento en el caso andaluz).

l ¿Es una buena oportunidad para destinar el tiempo dedicado a esa asignatura a otras materias en las que hay un mayor déficit de conocimiento?
–Está claro que a pesar de que el Gobierno ha intentado acabar con los contenidos más ideológicos de los libros de texto, no van a lograrlo. La única forma de recuperar la normalidad es acabar con ella. La próxima reforma de la Ley Orgánica de Educación (LOE) debería suprimir la asignatura. Necesitamos potenciar las asignaturas básicas y las troncales, que pueden aportar una mayor calidad a las escuelas, y recuperar la pedagogía del esfuerzo.

 

Benigo Blanco
Presidente del Foro Español de la Familia

Vídeos

  • 1