Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 26 octubre 2014
03:01
Actualizado a las 

La Razón

Sevilla

El jurado ve culpable al acusado del crimen de la Alameda

  • 1

Sevilla- El jurado popular declaró por unanimidad culpable de asesinato a José Antonio H. G., el joven de 29 años acusado de matar al propietario de una hamburguesería ubicada en el entorno de la Alameda de Hércules después de propinarle un total de 59 puñaladas con un cuchillo de cocina, 40 en la zona del cuello.

El portavoz del jurado, compuesto por cinco mujeres y cuatro hombres, comunicó el veredicto poco antes de las 14:00 horas de ayer, declarando al acusado, por unanimidad, culpable de haber matado «intencionadamente» a la víctima, Manuel Flores, tras atacarle «por sorpresa y sin darle opción a defenderse» en su domicilio de la calle Joaquín Costa.

Los miembros del jurado consideraron, por ocho votos a uno, que el imputado fue quien agarró el cuchillo –el acusado defendió que fue Manuel Flores quien lo cogió–, y que a continuación le propinó hasta 59 puñaladas «con el fin de aumentar el dolor deliberada e inhumanamente».
También dio por probado que, antes de que ocurriera el crimen, la víctima «le exigió mantener relaciones sexuales, a lo que el acusado se negó expresamente», mientras que no consideró probado que Manuel Flores cerrara con llave el domicilio donde ocurrió el crimen, así como que esto, unido a la exigencia de mantener relaciones, provocara en el acusado «ofuscación y una grave alteración de su estado de ánimo».  Según el veredicto, tampoco ha quedado probado que el imputado confesara los hechos «de manera espontánea» tras ser detenido por robarle el coche a un amigo. El jurado no tuvo en cuenta las atenuantes propugnadas por la defensa de confesión, legítima defensa y arrebato u obcecación.

La Fiscalía pidió para el procesado 23 años de cárcel y el pago de una indemnización de 75.000 euros a la madre del fallecido por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento. La acusación particular pidió la misma indemnización y una pena de 25 años de prisión, mientras que la defensa –que recurrirá la alevosía– solicitó, además de 75.000 euros de indemnización, la pena mínima posible por el asesinato, de 20 años.
 

Vídeos

  • 1