Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 25 octubre 2014
22:53
Actualizado a las 

La Razón

La Razón Solidaria

Todos quieren ser como el pulpo Paul

  • 1
El pulpo Manolo, mientras vaticinaba la derrota española
El pulpo Manolo, mientras vaticinaba la derrota española

MADRID- Año 2008: nace en Reino Unido un pulpo de apariencia normal cuya trayectoria le lanzaría más lejos incluso que al propio león, rey del mundo animal. A temprana edad fue trasladado a Alemania donde recibió su nombre, gracias a un poema del escritor alemán Boy Lornsen, «El calamar Paul Pulpo». Como si de un niño prodigio se tratara, Paul empezó a perfeccionar sus  dotes a los pocos meses.

Para la Eurocopa de 2008 ya predijo el resultado de todos los partidos. De todos excepto  de uno: el de la final que Alemania perdió por un gol magistral de Torres. Pero su país, amante de la naturaleza, no emprendió acciones en contra de tal negligencia y para la siguiente cita internacional convocó de nuevo al oráculo. Así fue como saltó a la fama mundial y en España se convirtió en algo más que un potencial plato gallego. El molusco no erró ni una vez en su labor de adivinador, ni siquiera en su avance del encuentro final. Por esta razón, España inició labores diplomáticas para traerlo al Zoo de Madrid, aunque sin éxito: Paul murió antes de llegar a su patria adoptiva.

Con la Eurocopa de fondo y la Roja en ascenso, han surgido varios candidatos que aspiran a dar alegría y tranquilidad a los forofos antes de cada partido. Los bávaros presentaron a la vaca Yvonne, que no parece contar con las habilidades de su paisano marino: eligió el comedero con la bandera lusa el día que Alemania ganó al conjunto portugués.

Ucrania, además de ejercer de organizadora del evento, ha aportado una opción porcina al torneo. El cerdo Funtik ha causado sensación y hasta tiene su propia «fan zone» desde la que lanza sus predicciones. Entre ellas, la victoria de Rusia en el primer partido.

La co-anfitriona de la Copa, Polonia, ha liberado del zoo de Cracovia a una elefanta nacida en Valencia. Se llamaCitta y tampoco cumple con las expectativas generadas. Tras su primera consulta, determinó que Polonia ganaría a Grecia, lo que se demostró erróneo horas después con el empate entre ambas selecciones.

España no podía ser menos y tiene sus propios fetiches: la nutria Maya y el pulpo Manolo. La hembra, más acertada, el pasado jueves aventuró desde el acuario de Benalmádena una victoria española sobre el conjunto irlandés, mientras que el molusco apostó por una victoria que Irlanda no logró celebrar. Habrá que esperar al lunes para dar un segundo voto de confianza al tocayo del legítimo talismán del fútbol español: Manolo el del Bombo.

 

Métodos de predicción en cada especie
Todos están basados en la comida: sendos recipientes son etiquetados cada jornada con las banderas nacionales en discordia. Entonces, la mascota escoge el cuenco ganador y come de él. Por experiencia, los cuidadores han determinado que si el animal no elige con decisión, el partido se resolverá con un empate. Lo que contienen los dos tazones debe ser alimento de las mismas características. Así, la adivinación será tan limpia como debe ser el fútbol.
 

Vídeos

  • 1