Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 24 noviembre 2014
18:40
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Preparados listos por Carlos Rodríguez Braun

  • 1

Los principales responsables de nuestros males económicos, es decir, los políticos, encabezados por los políticos que más controlan esas finanzas supuestamente en manos de los supuestamente libérrimos mercados, es decir, los banqueros centrales, están decididos a tranquilizarnos, y por eso han asegurado una vez más que todo irá bien… gracias a ellos, claro. Dos contradicciones, sin embargo, no pueden ser más flagrantes. La primera es que la consigna es planificar y anticipar cualquier circunstancia que pudiera producirse como consecuencia de la salida de Grecia del euro tras las elecciones de mañana domingo…¡cuando no hay ningún partido político griego que propicie el abandono de la moneda única!

Hasta los partidos más radicales de izquierdas juran y perjuran que en ningún caso abandonarán el euro. La segunda contradicción tiene que ver con el supuesto Bálsamo de Fierabrás del intervencionismo monetario. Tituló «Expansión» ayer: «Los bancos centrales preparan una acción coordinada para evitar el colapso financiero». Pero, un momento, si pueden evitarlo: ¿cómo es que no lo evitaron antes? Estas dos contradicciones suscitan comentarios desasosegantes. El primero es que lo que está en juego no es la salida de Grecia del euro y su «contagio», sino el chantaje característico de este sistema montado por los políticos. Por eso no quieren irse del euro los políticos griegos: porque esperan, como todos los políticos europeos de todos los partidos, conseguir beneficios que terminen pagando otros.

El segundo comentario es análogamente doloroso. Es evidente que resulta una baladronada hídrica eso de que los bancos centrales nos arreglarán la vida poniéndose de acuerdo para suministrar toda la «liquidez» necesaria para evitar la «tormenta». Pero no hay liquidez que baste para arreglar un problema de solvencia, y no está del todo claro que puedan resolver un desaguisado quienes lo han provocado.

 

Vídeos

  • 1