Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 20 diciembre 2014
16:07
Actualizado a las 

La Razón

Modernidad en tierra de asadores

  • A medio camino entre Miranda de Ebro y Vitoria, el Restaurante Lola obsequia al comensal con la calidad propia de un asador de pueblo y la vanguardia de recetas de autor
     

  • 1
Modernidad en tierra de asadores
Modernidad en tierra de asadores

Cuando el viajero que disfruta en la mesa recorre esas tierra del norte de España –donde el verde lo cubre todo y una chaqueta no sobra en verano– suele toparse con centenares de asadores y restaurantes con el toque rústico del entorno. Sin embargo, siempre hay excepciones agradables como Lola.
A pie de calle uno no imagina que al cruzar el umbral se encontrará con un restaurante exquisitamente decorado con aires minimalistas, donde reina el sosiego y no los olores de un horno de leña a pleno rendimiento. No es que un chuletón, cordero o cochinillo no despierten los sentidos, pero es bueno que la gente de Burgos, Álava o Vizcaya disfrute de locales que ofrecen una gastronomía más actual, de esos que salpican las calles de Madrid o Barcelona.
Lola fue en su día un asador en el pueblo de Berantevilla (Álava), próximo a Miranda de Ebro, pero de la mano del chef Alberto Molinero se ha transformado en una opción muy interesante por estos lares. Es obvio que Molinero domina la cocina tradicional, pero con buenos productos en la mano presenta una cocina «más actual que moderna», asegura. 
Existe un menú festival por 48 euros, pero una comida a la carta sale por unos 40. Para empezar podemos disfrutar de unos raviolis de carpaccio de wagyu con mostaza y mayonesa de soja. Las vieiras en sopa de turrón son una buena alternativa. Otro plato del que podemos dar buenas referencias es la original ensalada de pichón en dos servicios, una completa receta con berenjena laqueada, quinoa, foie-gras, alcachofas o ravioli de mantequilla de trufas. Pero el que puede etiquetarse como el plato estrella del Restaurante Lola es la cigala salteada y yema de huevo de corral con migas y salicornia, una auténtica delicia con sabor a pueblo y gusto a mar en perfecta armonía. De postre, una creación llamativa como es la royal de violeta con helado de almendras.
La carta experimenta variaciones por temporadas, pero los mencionados son ejemplos de la amalgama de productos con las que trabaja el personal de Lola y cómo saben combinarlos para sorprender al comensal. Por supuesto, para quien disfrute con propuestas más ortodoxas, también ofrecen excelentes carnes y pescados como el bacalao al pil-pil con kokotxas, una buena merluza o el clásico solomillo. Eso sí, todos con un acompañamiento que da algo de contraste a lo conocido.
 

>>  Dirección: calle Mayor, 26, Berantevilla, Álava.
>> Apertura: cerrado los lunes y los martes.
>> Propuestas: cuenta con tres menús muy completos a partir de 29 euros, sin bebidas ni pan.
>> Precio medio a la carta: 40 euros.
>> Lo mejor: la atmósfera de diseño y vanguardia.
>> Contacto: 945 337 062 y www.restaurantelola.net.
 

Síguenos en