Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
14:05
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

Actividades de ocio para evitar la exclusión social

  • 1
Imagen tomada el año pasado durante las colonias organizadas por la Fundación Pere Tarrés para niños en riesgo de exclusión social
Imagen tomada el año pasado durante las colonias organizadas por la Fundación Pere Tarrés para niños en riesgo de exclusión social

BARCELONA- La educación en el ocio es un derecho recogido en la Declaración de los Derechos de la Infancia, sin embargo no todos los menores de Cataluña puede ejercerlo. La crisis económica ha provocado que, a día de hoy, el 25 por ciento de los menores de 16 años viva bajo el umbral de la pobreza. Su situación de exclusión social les limita poder disfrutar de momentos de ocio, por lo que se convierte en un factor de desigualdad.

Según el estudio «Abriendo ventanas», elaborado por la Fundación Pere Tarrés y Unicef, los hijos de familias de origen inmigrante son los que ven más vulnerados sus derechos en el acceso a la educación, la sanidad y también el ocio. Ante esta situación, la Fundación Pere Tarrés ha ampliado su campaña «Ayúdales a crecer» para captar fondos y poder aumentar el número de becas de actividades extraescolares y de verano para niños en riesgo de exclusión social de familias que no pueden permitirse este coste adicional.

Milagros, de 40 años, hace lo imposible para llegar a fin de mes y mantener a sus cuatro hijos, de 16, 11, 9 y 2 años. «Mi marido no tiene trabajo y yo hago tareas esporádicas, así que sin estas becas mis hijos no podrían hacer nada», agradece la mujer, de origen dominicano. Dos de sus hijos disfrutan de actividades en el centro de esplai Itaca-Els Vents en L'Hospitalet, federado a la Fundación Pere Tarrés.

El derecho a la infancia
«Durante el curso escolar les ayudan a hacer los deberes y estoy más tranquila, ya que así no se pasan las tardes por la calle», explica. «Es una gran oportunidad, puesto que allí aprenden y les ayudan en tareas que a veces yo no puedo y en las colonias de verano hacen amigos y se lo pasan muy bien», añade Milagros.

Según la Fundación Pere Tarrés, que cada verano acoge a unos 15.000 menores y a 13.000 durante el curso escolar –unos 2.500 de ellos en riesgo de exclusión–, estos niños presentan con frecuencia carencias sanitarias, de desarrollo, relacionales o afectivas. Por ello la oportunidad de participar en las colonias, de relacionarse con otros niños y adultos en el casal o en el esplai se convierte en muchos casos en una experiencia educativa y de integración social única que contribuye a su crecimiento. Las actividades a las que tienen acceso, tanto durante el curso escolar como en verano, son variadas y todas buscan que los pequeños puedan evolucionar en un ambiente sano y estimulante. «Con estas becas fomentas la igualdad de oportunidades de la infancia, ya que todos tienen el derecho de poder disfrutar de ser niños», subraya el director general de la sociedad educativa Itaca-Els Vents, Felipe Campos.
 

Vídeos

  • 1