Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
22:56
Actualizado a las 

La Razón

Salvar el euro

El guardián del euro aleja el fantasma del colapso

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Antonis Samaras
Antonis Samaras

ATENAS- A la espera de lo que deparen hoy las urnas, Atenas amaneció ayer sábado  tranquila y soleada. Los turistas deambulan por la calle y hacían cola para visitar la Acrópolis aprovechando que la ciudad parecía más vacía de lo habitual. Y es que muchos de los habitantes de la capital griega, donde vive el 40% de la población del país, ha tenido que trasladarse a su localidad natal para votar dado que no existe aquí el sufragio por correo y durante su viaje resolver la difícil disyuntiva que se les presenta. ¿Austeridad o incertidumbre? ¿Euro o dracma? ¿Dejar que gobiernen los de siempre o lanzarse al vacío?

Si los líderes europeos en general y la canciller Angela Merkel en particular tuvieran derecho de voto en Grecia, su opción sería de sobra conocida: votar a los conservadores de Nueva Democracia (ND) o a los socialistas del Pasok, los partidos que se han repartido el poder desde la reinstauración de la democracia en 1976. Responsables, en opinión de la población, de la crítica situación económica y social que atraviesa el Estado griego, son los únicos que quieren seguir adelante con el plan exigido por Bruselas y el FMI. Vapuleados por los griegos el 6  de mayo, cuando obtuvieron los peores resultados de su historia, los partidos tradicionales, confían en ganar terreno y sumar los 151 diputados que conceden la mayoría absoluta en el Parlamento. El líder conservador, Antonis Samaras, ha dado un nuevo giro a su posición sobre el memorándum y promete renegociar con Bruselas su contenido. En un esfuerzo de ganar apoyos en la derecha, Samaras ha logrado que Dora Bakoyanis y su Alianza Democrática regresen al seno del partido. «La verdadera agenda de Syriza es sacar al país de la moneda única, lo que significaría la muerte para Grecia», asegura, consciente de que el 87% de los griegos desea permanecer en el euro. En caso de quedar primero y beneficiarse del bonus de 50 diputados que concede el sistema electoral a la lista más votada, Samaras aspira a sumar sus fuerzas al debilitado Pasok, que, según las encuestas podría bajar del 13% de votos e incluso ser superado por la formación proeuropea Izquierda Democrática un escisión de Syriza contraria a romper abruptamente con el memorándum. Su líder, Fotis Kuvelis, el político más popular del país, tendrá, según muchos, la llave del futuro Gobierno. El líder del Pasok, Evangelos Venizelos, no quita dramatismo a la situación que atraviesa el partido fundado pro Andreas Papandreu y ya habla abiertamente de refundarlo e incluso cambiarlo de nombre.
Pocas horas antes de comenzar la jornada de reflexión, Eleni Christidou, del departamento de Relaciones Internacionales del Pasok nos expresa su deseo de que las elecciones «traigan estabilidad al país, es decir un Gobierno de coalición que haga todo lo necesario para mantener a Grecia en la eurozona y cumplir con Europa». Ante la amenaza de que Atenas abandone la moneda única, Christidou cree que «sería el principio del fin de la eurozona».

 

Vídeos

  • 1