Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 22 julio 2014
08:46
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas

Gómez del Pilar: «En las grandes plazas tiene que ser sí o sí todos los días»

  • 1
Gómez del Pilar: «
Gómez del Pilar: «

Con la mirada puesta en Madrid, Noé Gómez del Pilar aguarda en reposo tras el fuerte percance sufrido ayer en Sevilla. La zona es complicada, pues el pitón entró por la axila, pensando en un principio que podría afectar al pulmón, todavía tendrá que estar «dos o tres días más en el hospital», según el novillero. El domingo está anunciado en el mano a mano de triunfadores de San Isidro en Las Ventas junto a Gonzalo Caballero, «será complicado», pero «aún» no lo descarta.

-¿Cómo se encuentra?
-Un poco dolorido porque la zona es molesta. Tendré que estar en reposo unos días.

-Ya con el capote le avisó, ¿fue complicado rehacerse tras el fuerte golpe?
- Me quedé aturdido nada más cogerme. Me eché un poco de agua por la espalda y por la cabeza y, rápidamente, me espabilé. No me afligí delante del toro, se pudo ver que lo di todo.

-El toro era peligroso y sabía lo que se dejaba. Ahí fue cuando llegó la cornada.

-No recuerdo muy bien cuando me cogió. Estando en el suelo, no me dio tiempo a quitármelo cuando ya lo tenía encima con medio pitón dentro. Sentí que me había calado y se lo dije a los banderilleros en cuanto me levanté.

-Había apostado, aun sabiendo lo que podía pasar.
-Es Sevilla, es lo que venimos buscando, torear en las grandes plazas donde, gracias a Dios, nos están poniendo ahora. Aquí no hay excusas, tiene que ser sí o sí todos los días. Había que apostar con el toro porque le vi cualidades, no para cortarle las orejas, pero sí para estar muy bien con él. La disposición se vio desde el principio, no fui a estar relajado en ningún momento. Saliese lo que saliese por la puerta de chiqueros tenía que darlo todo.

-Madrid le espera el domingo en el mano a mano de triunfadores, ¿hay esperanzas de estar allí?
-Quiero estar en Las Ventas. Cuando pasen los médicos esta tarde para curarme me dirán como evoluciona la cornada. Como mínimo, tendré que estar en el hospital dos o tres días. Partiendo de ahí, veremos a ver... Será complicado, pero no lo descarto.

-Gracias a San Isidro y al novillo «Hortelano» de Guadaira, su situación ha cambiado. Era un utrero bravo y, por tanto, exigente.
-Fue un gran novillo. Si con esos novillos exigentes no estás bien, no estás con la mentalidad abierta, sabiendo lo que quieres hacer, te puede buscar una ruina grande.

-El puesto en Madrid llegó tras su triunfo en el Ocho Naciones, donde la afición ya pudo comprobar sus condiciones, ¿fue una de las tardes más decisivas de su carrera?
-Sí, aunque habíamos estado en muchas ferias pero no habíamos tenido suerte. Ese día salió un toro muy bueno al que pude torear a placer, donde pude expresar mi concepto del toreo. Gracias a eso la gente me vio y pude ganarme el puesto en San Isidro.

-Entrar en las grandes ferias, ¿primer objetivo cumplido?
-Es uno de los objetivos que desea todo torero desde que empieza. Siempre en las grandes plazas, en las ferias y con los mejores compañeros. También es un arma de doble filo, porque en ese circuito las exigencias son máximas, donde siempre hay que estar bien.

-Hacerse torero en pueblos de Toledo, Ávila y Madrid tiene que forjar una personalidad diferente, ¿es complicado mantener un concepto como el suyo en festejos tan duros?
-No es solo por esa zona, sino que no hemos podido torear ganaderías tan buenas. Ha tocado matar corridas de Victorino, de Miura... Son cosas que vienen bien para ganar en experiencia y oficio, todo sirve.

-¿En quién se fija su toreo?
-No tengo un solo referente, hay que mirar las virtudes de cada uno. La mentalidad de El Juli, la largura de cuando se iba de lejos de César Rincón, el empaque de Manzanares, la clase de Morante... Son muchas cosas y hacerlas todas juntas es muy dificil, pero intento coger las virtudes para traducirlo a mi concepto propio, como yo lo siento.

-¿Es tiempo de consolidar su situación en el escalafón de novilleros o piensa en la alternativa?
-De momento vamos a seguir de novillero ahora que están las cosas bien. Hay varias fechas importantísimas cerradas, así que vamos a seguir. Si no es a finales de esta temporada, será a comienzos de la próxima.

-¿Con qué cartel sueña?
-Una alternativa soñada sería acompañado por dos figuras del toreo en una gran plaza. Pero también es arriesgado porque te dan un repaso y te mandan para casa.

 

Vídeos

  • 1