Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
04:04
Actualizado a las 

La Razón

Andalucía

El bipartito defiende a los familiares de IU contratados

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Diego Valderas y Susana Díaz, «números dos y tres» de la Junta, en una sesión parlamentaria
Diego Valderas y Susana Díaz, «números dos y tres» de la Junta, en una sesión parlamentaria

SEVILLA- La dirección regional de IU lleva desde el martes de la semana pasada defendiendo los nombramientos de familiares de destacados miembros de la coalición como altos cargos de la Junta de Andalucía. Faltaba el pronunciamiento oficial del Gobierno andaluz. El portavoz del bipartito, el socialista Miguel Ángel Vázquez, aclaró ayer la postura del Ejecutivo: sus lazos familiares «no les inhabilitan para poder acceder a cargos de libre designación. Hablar de nepotismo es excesivamente fuerte y no responde a la realidad», defendió tras el Consejo de Gobierno.


El Ejecutivo de Griñán cuenta desde hace una semana con Amanda Meyer, hija del eurodiputado de IU Willy Meyer, como secretaria general de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, departamento controlado por IU tras el reparto de departamentos acordado con los socialistas.


Se trata de su primera experiencia política «remunerada», ya que Amanda Meyer, hasta ahora, trabajaba en un bufete de abogados. Entre otros casos, ha llevado temas de la Asociación 11-M, Afectados del Terrorismo. También participó en la defensa de unos hermanos republicanos detenidos por sacar la bandera tricolor en una visita de los Borbones a Móstoles (Madrid).


El otro familiar de un alto miembro de la coalición de izquierdas que ha desembarcado en la Administración andaluza es Enrique Centella Gómez, hermano del portavoz parlamentario de IU en el Congreso y secretario general del PCE, José Luis Centella, uno de los negociadores del acuerdo programático firmado con el PSOE andaluz. Enrique Centella Gómez es el director de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo, un ente público adscrito a la Consejería de Administración Local y Política Institucional,  cartera que dirige Diego  Valderas. En su currículum constan estudios en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Moscú (Rusia). Antes trabajaba en el área de cooperación del Ayuntamiento de Benalmádena (Málaga), consistorio que va a pasar a manos del PP tras una moción de censura.


El portavoz del Ejecutivo andaluz aseguró que las críticas recibidas por estos nombramientos –desde el PP, pero también de miembros de IU descontentos con el pacto con el PSOE– son «demagógicas» y tienen una intención «malsana de provocar un debate falso en el seno de la sociedad cuando todo el mundo sabe que esas personas reúnen los requisitos pertinentes para acceder a un cargo político».


La Junta argumenta que nadie debe ser «castigado por tener unos determinados apellidos, sino que lo único que se les debe exigir es que reúna las condiciones de idoneidad para ocupar el cargo».


Junto a Meyer y Centella, también se nombró como directora general a la ex diputada Rosa Ríos, pareja sentimental del portavoz parlamentario socialista Mario Jiménez.



Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA