Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 02 septiembre 2014
03:52
Actualizado a las 

La Razón

Tribunales

El 11 de julio fecha tope para la renovación del Constitucional

  • Se podría anunciar en el Pleno donde Rajoy informará sobre los últimos consejos europeos n Las conversaciones PP-PSOE están en la recta final

  • 1
El Tribunal Constitucional vive una situación de«interinidad»
El Tribunal Constitucional vive una situación de«interinidad»

Madrid- Se producirá con más de tres años y medio de retraso, pero todo hace indicar que la tan ansiada renovación del Tribunal Constitucional es inminente. En noviembre de 2010 venció el mandato de tres de sus magistrados, que se han visto obligados a continuar en sus puestos porque los dos principales partidos se han mostrado incapaces de llegar a un acuerdo para desbloquear la situación. Y, junto a ello, la vacante producida por el fallecimiento de Roberto García-Calvo, hace cuatro años, ha permanecido como tal desde entonces. Eugeni Gay, Javier Delgado y Elisa Pérez Vera llevan ya más de diez años y medio ejerciendo como miembros del Alto Tribunal.

Sin embargo, esta situación puede cambiar en muy poco tiempo. De hecho, las conversaciones entre PP y PSOE están más que avanzadas, hasta el punto de que el 11 de julio, como fecha tope, estarán nombrado los cuatro nuevos magistrados del Alto Tribunal, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes próximas a la negociación. De los nombres nada se sabe a día de hoy, «para no quemarlos», pero el objetivo es que no sean «dos del PP y dos del PSOE, sino cuatro apoyados por los dos partidos», algo que, en el fondo, parece más un deseo que una realidad.
El pasado 22 de mayo, el TC amenazó con medidas «muy drásticas» para oponerse a «la indeseable situación» derivada del retraso en la renovación. «Ante tan reiterados y duraderos incumplimientos, el Pleno del Tribunal Constitucional ve necesario recordar el respeto que se debe a la Constitución, advirtiendo que, de prolongarse tales incumplimientos, adoptará las medidas que están en su mano, por muy drásticas que sean, para oponerse a esa indeseable situación», concluía el acuerdo del TC.

Esta amenaza parece que tuvo sus efectos, porque el propio titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró pocos días después de que antes de finales de junio habría una acuerdo  para proceder de forma inmediata a la renovación.

De hecho, todo hace indicar será en el Pleno que se celebrará el 11 de julio, previsto para que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dé cuenta de los últimos consejos europeos sobre la crisis de la eurozona, en el que se pueda incluir en el orden del día el «aval parlamentario» a los cuatro nuevos magistrados del Alto Tribunal. De esta forma, el TC volverá a funcionar tal como prevé la Constitución.

Pero, además, tampoco es descartable que esa designación se adelante a un Pleno extraordinario la primera semana de julio, aunque esta opción, en principio, parece menos factible.

La interinidad que sufre el TC ha provocado ya alguna que otra situación hasta entonces desconocida. Así ocurrió, por ejemplo, cuando en junio del pasado año Gay, Delgado y Pérez Vera presentaron su dimisión, un hecho sin precedentes, al presidente, Pascual Sala, como forma de presionar para forzar al Congreso a la renovación. Sala no aceptó entonces la renuncia.

Al comprobar el Tribunal Constitucional  que pasaban los meses y todo continuaba igual, sus magistrados amenazaron con medidas «muy drásticas» si no se ponía fin a esa situación. Ahora, parece que, por fin, los partidos cumplirán con su obligación.
 

Vídeos

  • 1