Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 20 diciembre 2014
22:34
Actualizado a las 

La Razón

Un Gobierno para salvar a Grecia

  • El conservador Antonis Samaras lidera una coalición junto a Pasok y Dimar. «Daremos resultados concretos y esperanza al pueblo», promete el nuevo «premier» griego
     

  • 1
El líder de Nueva democracia, Antonis Samaras, jura ayer su cargo como primer ministro de Grecia
El líder de Nueva democracia, Antonis Samaras, jura ayer su cargo como primer ministro de Grecia

Seis semanas después y tras dos procesos electorales, Grecia tiene un nuevo Gobierno de unidad nacional. Finalmente sólo serán tres los partidos involucrados. Los conservadores de Nueva Democracia (ND) –y ganadores de las elecciones del domingo–, los socialistas de Pasok, tercera fuerza más votada, y el pequeño partido de Izquierda Democrática, Dimar.
Tres días de negociaciones ha necesitado el líder de ND, Antonis Samaras, de 61 años, para lograr la coalición a la que ha intentado sumar a la mayor parte de los partidos con representación parlamentaria. Aunque como era de esperar, el Parlamento heleno queda dividido entre los anti troika y los proeuropeos.

Los tres partidos en el Gobierno apoyan el compromiso que tienen con sus acreedores para continuar con la austeridad y las reformas, pero también han prometido a sus votantes renegociar algunos términos de los préstamos del rescate. De hecho, durante la campaña, Samaras prometió bajar los impuestos y dar estímulo económico a los asalariados con menos recursos, familias numerosas, policías y a los pilotos. Además, ND y Pasok intentarán lograr una extensión, de al menos dos años, en los plazos para implementar los recortes equivalentes a 11.500  millones de euros.

Samaras no lo tiene fácil y se encuentra en el punto de mira tanto de los griegos como de Bruselas y el Fondo Monetario Internacional. Antes de que concluyera la búsqueda de un pacto, el FMI, a través de su directora Christine Lagarde, realizó unas declaraciones al cierre del G-20 desde Los Cabos, México. «El FMI mandará pronto un equipo de expertos a Atenas, en cuanto se anuncie el Gobierno. Estoy segura de que los otros dos miembros de la troika (la Comisión Europea y el Banco Central Europeo) harán lo mismo también».

El nuevo gabinete quiere dar tranquilidad, por lo que ayer fue una jornada maratoniana para  Samaras –que juró su cargo de primer ministro por la tarde–, Evangelos Venizelos, líder del Partido Socialista, y Fotis Kuvelis, dirigente de Dimar. Al finalizar una reunión conjunta, decidieron anunciar que la semana que viene viajarán los tres a Bruselas para estar presentes en la próxima cumbre de la UE. Según informa «Athens News», Venizelos y Kuvelis se encontrarán con los representantes europeos de sus partidos.

Por otra parte, una agencia estatal informaba de que el ministro de Finanzas interino, Giorgos Zanias, viajará hoy mismo y solo a Bruselas para asistir a la reunión de los ministros de la eurozona.  Cuando vuelva a Atenas, será investido su sucesor. Todas las quinielas apuntan a Vassilis Rapanos, el presidente del Banco Nacional, como el candidato elegido para esta difícil cartera.

«Con la ayuda de Dios»
Tampoco se le presenta una tarea fácil a Samaras con la Izquierda Radical de Alexis Tsipras como oposición. A la salida del palacio presidencial, nada más jurar su cargo de primer ministro, el 185º del país, y el 4º en los últimos ocho meses, prometió «resultados concretos». «Con patriotismo, unidad nacional sin fisuras y con la ayuda de Dios, trabajaremos duro para ofrecer resultados concretos y esperanza al pueblo». «Athens News» recogía ayer las palabras de su antecesor, Panayotis Pikrammenos, a Samaras. «Deberás justificar los sacrificios que los griegos han hecho», a lo que el líder de Nueva Democracia le respondió que entendía el crítico estado en el que se encuentra Grecia.

Pese a la presencia del trío en las cumbres europeas y la búsqueda de unidad, en las filas de Pasok y Dimar no están satisfechos del todo. Venizelos insiste en que los socialistas no deben tener ministerios en un Gobierno liderado por un partido de derechas. Kuvelis da su «voto de confianza»; sin embargo, advierte de la necesidad de una política de abandono gradual de los aspectos del rescate que han ensangrentado a la sociedad. Los medios griegos tampoco creen que Izquierda Democrática asuma alguna cartera.

Mientras la Bolsa helena subía un 0,5%, la imagen que ayer dejaba el país era bien distinta. Cientos de griegos hacían una larga fila en el parque Pedion tou Areos, en el centro de Atenas, para recibir verduras gratis gracias a una medida municipal y a una cooperativa de Creta. Son muchas las familias que ya tienen problemas alimenticios, por lo que el alcalde ateniense espera que este tipo de ayudas aumente.
 

Síguenos en