Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 julio 2014
09:49
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

Río+20 ya (II) por Ramón TAMAMES

  • 1
Río+20, ya (II), por Ramón TAMAMES
Río+20, ya (II), por Ramón TAMAMES

En el primer artículo de nuestra serie sobre Río+20, me ocupé de algunos antecedentes, y de dos primeros temas fundamentales: atmósfera y tierra. Hoy tocaremos otras dos cuestiones importantes.
En materia de AGUA DULCE, están a punto de cubrirse los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sobre acceso a potabilidad. Pero no así en el caso del saneamiento –no previsto en los ODM–, en el que todavía hay 2.600 millones de personas (el 36 por ciento de la población del planeta), sin servicios tan absolutamente básicos. Debiendo señalarse, además, que la hidroextracción se triplicó en el último medio siglo, con el resultado de que los acuíferos, las cuencas hidrográficas y los humedales corren grave peligro por su deficiente gestión.
En la actualidad, el 80 por ciento de la población mundial vive en zonas amenazadas en términos de seguridad hídrica, con una agricultura que absorbe el 92 por ciento de las disponibilidades de este recurso. Por ello, la eficiencia del riego y la reutilización del agua urbana son indispensables: supondría el equivalente a un 30 por ciento más de caudal aprovechable.
En cuanto a los OCÉANOS, a pesar de los acuerdos mundiales en vigor, su degradación es continua y alarmante: de 415 zonas costeras eutróficas (por los vertidos orgánicos de las aglomeraciones de población), solamente 13 están recuperándose. En tanto que la excesiva absorción marítima del dióxido de carbono (CO2) a partir de una atmósfera de creciente efecto invernadero está provocando la acidificación oceánica; de graves consecuencias para las comunidades de arrecifes de coral y mariscos.
Adicionalmente, las contaminaciones de los plásticos y otros productos proliferan por doquier, y el stock ictiológico se encuentra acosado por la sobrepesca  en prácticamente todos los mares y a pesar de la evidencia de su posible regeneración.
Todo eso y mucho más es lo que se ha estudiado en la cumbre de Río+20 (Brasil) durante la semana que termina hoy. Seguiremos con el amplio temario.
 

Vídeos

  • 1