Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 17 abril 2014
23:59
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

«El trato familiar en un hotel es el lujo que busca el viajero actual»

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
«El trato familiar en un hotel es el lujo que busca el viajero actual»
«El trato familiar en un hotel es el lujo que busca el viajero actual»

Ruralka se gestó en la casa de la abuela, cuando Rafael Ausejo y José María Belaúnde, primos hermanos, decidieron dar forma a un club de calidad de hoteles con encanto. De aquello hace ahora diez años y la ilusión de los inicios se ha convertido en un proyecto sólido y muy consolidado, no en vano Ruralka celebra su décimo aniversario con datos muy positivos.
-¿Cómo ha cambiado el turismo rural en estos diez años?
-José María Belaúnde: Hace una década lo rural era un sector emergente. Ruralka nació para poner un poco de orden en un nicho concreto bajo la marca de hotel con encanto. En estos diez años hemos observado la profesionalización del personal, que es nuestro objetivo, ya que la mayoría de establecimientos los regenta gente que, a priori, no domina el negocio de la hostelería.
-¿Cómo se traduce esa profesionalización?
-Rafael Ausejo: Ruralka es un club de producto concreto que homogeiniza sus señas de identidad bajo las premisas de calidad, cordialidad y exclusividad. Ofrecemos alojamientos que no suelen superar la decena de habitaciones y eso significa un trato personal y una atmósfera familiar que es el lujo que busca el viajero del siglo XXI.  
-En lo que va de año, 12 hoteles se han incorporado a Ruralka. ¿Hay un límite para no perder sus señas de identidad?
-JMB: La incorporación de alojamientos es continua, porque el negocio fluye. En principio, no nos planteamos más límite que el que marque el mercado, aunque como marca selecta pensamos que una oferta de un máximo de 150 hoteles es perfecta.
-Para celebrar su décimo aniversario se han embarcado en el mercado portugués. ¿No es arriesgado en tiempo de crisis?
-RA: Al contrario. ¡Que Dios nos pille internacionalizados!
-JMB: Lo que ofrecemos a los hoteles lusos es soporte y gestión en España. Portugal está a la misma distancia de Madrid que Valencia y tiene alojamientos con mucho encanto, por lo que creemos que es nuestro crecimiento natural. Ya contamos con dos establecimientos y en 2013 nos gustaría llegar a tres. No hay prisa, porque el objetivo es entrar en Portugal poco a poco, pero con fortaleza.
-¿Entra en sus planes ir más allá? ¿Quizá Francia?
-JMB: No nos planteamos un techo. Sin embargo, más que tener una cartera de hoteles internacionales, nuestra prioridad es que los viajeros extranjeros escojan un hotel de Ruralka cuando vengan a España.
-Cerraron 2011 con un 34 por ciento más de reservas que en 2010. ¿La crisis no les ha afectado?
-RA: Esa cifra es el resultado de que hemos salido a vender nuestro producto. La crisis nos obliga a cambiar las estrategias y ya no podemos esperar a que los viajeros lleguen por sí solos, como hace 8 o 10 años.
-¿Qué retos tiene por delante Ruralka?
-RA: Nos gustaría diversificar nuestro producto, es decir, generar nuevos clubes, como por ejemplo uno gastronómico, además de ganar en proyección internacional.
 

Vídeos

  • 1