Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1
    Alfonso Ussía

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía

    Ing

Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 21 abril 2014
14:12
Actualizado a las 

La Razón

Noticias Eurocopa 2012

Qué sabe nadie por Javier Ruiz Taboada

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

La ignorancia siempre es atrevida y no me refiero sólo a la supina, deportivamente hablando basta con que sea decúbito prono. Una de las cosas que resultan más complicadas en esta vida es lograr ponerse en el lugar del otro, por no decir en la piel, que es algo que además no admite escrúpulos. Ser crítico y pretender analizar tal o cual circunstancia sin llegar a conseguir ese objetivo suele desembocar en un océano de interpretaciones subjetivas, vanas suposiciones y conclusiones injustas, que no hacen sino alimentar la hambruna de oídos necios sedientos de palabras sordas.
Nadie sabe mejor que un piloto de Fórmula-1 por qué se pierde una décima de segundo en un parpadeo, nadie mejor que un tenista el motivo de un mal golpe, nadie mejor que un delantero la razón de volverse loco de remate a puerta vacía, nadie mejor que un entrenador para saber quién da la impresión de que puede desdibujarse en su pizarra.
Es muy fácil hablar sin sentir en primera persona: la velocidad terminal, el peso del silencio de las gradas,  el temor al fracaso o a la gloria, la afilada mirada de millones de iguales.
La crítica y la controversia son necesarias para mejorar y llegar a conclusiones constructivas, pero que nunca se nos olvide que, por mucho que se repita lo que en el fondo se ignora, jamás se parecerá a la realidad, esa que sólo saben los que están en su lugar, vestidos con su propia piel y jugando a ganar. El mal de muchos corre el riesgo de ser una epidemia.
Y el miércoles a ver si el rival no está muy Cristiano y España se sacude la caraja. Creo que me he contagiado.

Javier Ruiz Taboada

Vídeos

  • 1