Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 18 septiembre 2014
03:47
Actualizado a las 

La Razón

Educación

La FP Dual incluirá prácticas y contratos con empresas

  • 1

Madrid- La reforma de la FP es otro de los elementos centrales de la arquitectura del sistema educativo. El real decreto que  regula estas nuevas enseñanzas supone la implantación en España del sistema de FP Dual, un modelo educativo que combina la formación con las prácticas remuneradas en las empresas y que tiene como reto poner fin a un sistema como el actual que, en palabras de Wert, ha supuesto «un fracaso de consecuencias tangibles y graves».
El nuevo modelo pretende que el porcentaje de alumnos que estudian FP (32%) aumente hasta equilibrarse con los estudiantes de Bachillerato (68%) y, sobre todo, facilitar la inserción laboral de los jóvenes teniendo en cuenta que, actualmente, en torno al 50% de los jóvenes españoles está en paro.
Según los planes de Educación, las administraciones educativas firmarán convenios con las empresas que lo deseen en los que los alumnos podrán recibir formación práctica y remunerada por medio de una beca.
Para que los estudiantes consigan su título, al menos un tercio de la formación que reciban (33%) deberá ser práctica. No obstante, antes de que el alumno se incorpore a una empresa deberá cursar previamente la formación necesaria que garantice el desarrollo de la formación con seguridad y eficacia. La formación, además, se podrá realizar a distancia. Además de la FP reglada, también se contempla otro modelo de formación a la vez que se trabaja. En estos casos, la formación que se recibe no conduce a la obtención de un título en todos los casos, aunque pretende que aporte conocimientos de FP de grado medio o superior o que en un momento dado el trabajador pueda «canjear» sus conocimientos por títulos o créditos superados. Lo que sí hace la normativa que ha diseñado Educación es regular la modalidad del contrato para la formación, que estará a disposición de aquellas personas que tengan edad de trabajar y carezcan de la cualificación profesional reconocida por el sistema educativo requerida para concertar un contrato en prácticas. Estos contratos tendrán de uno a tres años de duración.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA