Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
20:41
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Latín y libertad por Cristina López Schlichting

  • 1

Casi me muero de alegría al saber que el latín volverá a las aulas. A los quince años, parece interesar sólo la mecánica del trabajo. Conducir tractores, manejar programas informáticos o hablar idiomas. Pero con el tiempo aprendes que un becario del periodismo que domina los ordenadores pero cree que la «diáspora vasca» es una planta de Euskadi no vale para nada. Y ocurre, simplemente, que el becario no ha tenido contacto con el griego o el latín. Con unos rudimentos de griego, un médico sabe que una gastritis es una infección estomacal y la distingue de una estomatitis que, en cambio, es la infección bucal. Por desgracia, hay maestros que no saben que educar y conducir son verbos con una raíz común (por eso desconocen que hay que llevar al alumno en alguna dirección) y hay periodistas que piensan que los papas bendicen «Urbi et Orbe» porque no saben que «mundo», en latín, se declina «Orbi». El latín sirve para hablar. Hablamos mal, entre otras cosas, porque no sabemos cómo nació nuestro idioma. En segundo lugar, el latín nos permite aprender lenguas, tanto por afinidad de vocabulario –las románicas- como por afinidad estructural –las declinaciones alemanas, por ejemplo–. Finalmente, el latín hace gente inteligente, porque estructura la mente. Es la matemática del alumno de Letras. La lógica del humanista. Cuando Isabel de Castilla puso a sus damas a aprender latín, con Beatriz Galindo a la cabeza, no lo hizo por esnobismo, sino para liberarlas mentalmente. Era el comienzo del feminismo.

Vídeos

  • 1