Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 25 octubre 2014
02:27
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Mayoría nacionalista por Carmen Gurruchaga

  • 1

La Cámara vasca de Vitoria tendrá, tras las próximas elecciones autonómicas, una mayoría claramente nacionalista con la suma de la izquierda abertzale y del PNV, según el resultado del trabajo demoscópico que hoy publica LA RAZÓN. Sin embargo, este previsible resultado no significa que estos dos partidos vayan a unirse para formar gobierno, pese a que coincidan quesos objetivos finalistas de lograr un país vasco independiente. Y es que los nacionalistas de Urkullu son conscientes de que aunque puedan tener planteamientos similares,  la izquierda abertzale es su rival electoral más directo. Por eso parece poco probable que veamos un gobierno de mayoría nacionalista, mientras que resulta más plausible la suma de una formación nacionalista con otra constitucionalista. De acuerdo con el resultado de la encuesta, es muy improbable que se pueda repetir el acuerdo entre «populares» y socialistas, y no por la evidencia  constatable de que ninguna de las dos formaciones lo desea, sino por la obviedad de que entre ambas no suman los 38 diputados necesarios para tener la mayoría absoluta. Y es que aunque el PP crece en los sondeos y tiene un electo más, el descalabro del PSE sería de tal calibre que perdería 10 de sus 25 parlamentarios autonómicos.  Sin embargo, todas las demás ecuaciones son posibles: PNV con PSE; PNV con PP; PNV con Sortu o con cualquiera de las siglas que elija la izquierda abertzale para presentarse en las próximas elecciones autonómicas. Asimismo, sería factible la suma de Sortu con los socialistas si ambas formaciones obtuvieran el mejor de los resultados posibles, pues el brazo político de ETA tendría un número de electos similar o superior al del PNV, que perdería unos cuantos escaños respecto a los últimos comicios autonómicos, en beneficio de su más directo rival, el otro partido nacionalista ahora legalizado por el Constitucional.

Vídeos

  • 1