Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 21 octubre 2014
17:05
Actualizado a las 

La Razón

Interior

Los nacionalistas se crecen ante el retroceso del PSE

  • PNV y la nueva coalición abertzale sumarían 46 diputados por 30 de socialistas y populares

  • 1
DESCARGUE LOS GRÁFICOS COMPLETOS DE LA ENCUESTA EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE LOS GRÁFICOS COMPLETOS DE LA ENCUESTA EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

El PNV gana terreno frente a la coalición abertzale de izquierda EHB (Sortu+Aralar+EA+Alternatiba) con respecto al sondeo de mayo y se consolida como primera fuerza política vasca si se celebraran hoy elecciones autonómicas, según la encuesta de NC Report para LA RAZÓN. Con ello se aleja el peor escenario electoral posible, aquel que permitiría a la coalición liderada por SORTU ganar, por un lado, votos nacionalistas del PNV y por otro, votos de izquierda procedentes de EB-B (Izquierda Unida). EHB, el nuevo cartel electoral de los abertzales (anteriormente Bildu y Amaiur), se ve privada de estos votos prestados que le permitirían llegar a ser la formación política más votada en el País Vasco. Para que EHB no coma terreno al PNV, éste seguramente apostará por una estrategia de campaña que le permita mantener e incluso ampliar su diferencia de votos con respecto a EHB, pero ello pasaría o bien por presentar un candidato distinto a Urkullu con un mayor perfil nacionalista que contenga cualquier tentación de deserción en las filas del PNV a favor de los abertzales de izquierda o bien adoptar hasta el día de las elecciones un discurso pseudosoberanista para eclipsar a la formación independentista.

Una victoria de EHB sería el segundo golpe más duro recibido por el PNV tras la escisión que supuso EA; significaría un importante menoscabo del estatus de interlocutor privilegiado que mantiene el PNV con el Estado desde el inicio de la transición política y elevaría al máximo la tensión política y administrativa entre Vitoria y Madrid.

A poco menos de nueve meses para la celebración de las elecciones autonómicas vascas, previstas para marzo de 2013, la situación electoral actual poco tiene que ver con la de 2009; los abertzales de izquierda incrementarían su presencia en el parlamento de Vitoria de 5 a 21/22 diputados. Como el número total de escaños sigue siendo 75, obviamente hay candidaturas que sufren un importante descenso en cuanto a su número de representantes; es el caso del PSOE, que baja de 25 a 15/16 escaños y también del PNV, que pasa de 30 a 22/24. Los socialistas pierden 8,6 puntos porcentuales, pues pasan del 28,1% al 19,5% del voto válido a candidatura, mientras que el PNV se deja 4,7 puntos, bajando del 35,3% al 30,6%. Pero a pesar de este terremoto electoral, el PNV se mantiene como el partido más votado y con mayor grupo parlamentario, siendo por lo tanto el vertebrador del próximo Gobierno vasco. Pero la segunda plaza es ahora ocupada por EHB, que con el 25,1% de los votos desplaza a los socialistas a la tercera posición.

Otras fuerzas que mejoran sus resultados son el PP y EB-B. Los populares ven crecer sus expectativas de voto en 3,7 puntos y ampliarían su grupo parlamentario de 13 a 14 diputados, mientras que la federación de IU en el País Vasco incrementaría su voto en 0,6 puntos y podría, en el mejor de los casos, pasar de 1 a 2 diputados. Por otro lado, UPyD, que crece también en votos y porcentaje quedaría sin representación al pasar su escaño en Álava a EHB.

La suma de todas las fuerzas nacionalistas, aunque heterogénea, es decir, que el agregado de los votos del PNV y los correspondientes a los abertzales de izquierda,  fue en 2009 del 52,6%, ahora pasaría a ser del 55,7%, por lo que aumentaría en 3,1 puntos porcentuales. Mientras que las fuerzas constitucionalistas (PSOE + PP + UPyD) pasarían del 43,0% al 38,5%, descendiendo 4,5 puntos en voto.

La participación prevista es del 64,2%,  en línea con la registrada en 2009, que fue del 64,5%, lo que perjudica claramente a los partidos de ámbito nacional (PSOE + PP + UPYD), que para tener posibilidades de superar a los votos nacionalistas la participación debería superar ampliamente el 70% del censo. Y si además se permitiera a los exiliados votar podríamos estar ante una situación muy diferente, pues bien seguro que disminuiría drásticamente el peso absoluto y relativo de EHB en las urnas y serviría como contrapeso electoral a la participación de los abertzales en los comicios. Para restaurar el equilibrio tanto jurídico como electoral en el País Vasco tras la legalización de Sortu, el Estado debe garantizar el derecho al voto de los que marcharon a causa del terror.


El salto de 17 escaños abertzale
Bildu y Amaiur consiguieron en las elecciones autonómicas de 2009 (las primeras en las que pudo presentarse Bildu tras la legalización del Tribunal Constitucional) un total de 195.696 votos. Aralar consiguió 4 diputados y EA un diputado tras conseguir 38.198 votos. Los otros partidos de la izquierda abertzale, D3M y Askatasuna consiguieron 91.984 votos pero fueron nulos al ser anuladas sus listas y por lo tanto, no pudieron obtener representación parlamentaria.
En las próximas elecciones vascas el panorama abertzale cambia de nombre. Este mes, Bildu presentó la nueva marca con la que se presentará a las elecciones autonómicas: EH Bildu (Euskal Herria Bildu) y muy probablemente también se presentará Sortu, tras la polémica decisión del Tribunal Constitucional de legalizar el partido después de que el Supremo considerara que no podía acudir ni a las elecciones autonómicas ni a las generales. Ahora podrían llegar a los 22, sumando 17 a esos 5 escaños.

Vídeos

  • 1