Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 01 noviembre 2014
00:31
Actualizado a las 

La Razón

Medicina y Sanidad

La clave para afrontar la muerte es tenerla presente durante la vida

  • Sanz habla en los Cursos de Verano de la UC sobre la importancia del sentido del humor en los cuidados paliativos de enfermos terminales

  • 1

El doctor Jaime Sanz, médico del servicio de Oncología Médica y Cuidados Paliativos del Hospital Valdecilla, presidente Fundador de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), y presidente de su equivalente cántabra, la SOCPAL, ha asegurado este lunes en Laredo que el secreto para afrontar la muerte es ser consciente de su existencia durante la vida.

Con su ponencia sobre "El sentido del humor en los cuidados paliativos", Sanz ha abierto el curso "Aprendiendo a vivir, aprendiendo a morir", que la Universidad de Cantabria ofrece a lo largo de esta semana en su sede de Laredo y que se encuentra dirigido por la médico del Equipo de Paliativos del Hospital de Laredo, Rosa Díez Cagigal, ha informado la UC en un comunicado.

Sanz, habituado al contacto con los enfermos terminales del servicio de Oncología Médica y Cuidados Paliativos de Valdecilla, ha querido mostrar a los cerca de veinte alumnos inscritos en el curso que "la muerte es una cosa atemorizante que se puede afrontar, y hablando del tema se le quita dureza al asunto".

El doctor es partidario de tratar la muerte con naturalidad. "Hay que hacer los deberes antes, cuando estamos sanos. Normalmente la persona sana está preocupada por cuestiones intrascendentes, y no disfruta de lo que tiene, que es pasajero", ha aconsejado Sanz, para proseguir recalcando que "uno llega a la vida sin nada material, y se va igual, excepto con las experiencias de lo vivido y lo sentido. Al fin y al cabo, la vida es una enfermedad de transmisión sexual que finaliza con la muerte".

A los asistentes al monográfico, principalmente profesionales del ámbito sanitario, Sanz les ha recomendado escuchar al paciente, ya que sólo así podrán conocer sus deseos e inquietudes. "El enfermo es el director de su obra. El decidirá cuánto quiere saber sobre su enfermedad, y cuándo quiere que se le comunique", ha asegurado.

En cualquier caso, el ponente es consciente de las dificultades que se irán encontrando los facultativos en su contacto con el enfermo. En este sentido, ha señalado los escollos que presentan tanto el sistema nacional de salud como la atención continuada, en los que los enfermos van rotando de especialista en especialista, lo que dificulta el seguimiento del paciente y la individualización del caso.

Sanz ha completado su intervención con el visionado de un vídeo en el que un enfermo en fase terminal habla de su experiencia con la enfermedad. "Estas imágenes ejemplifican las ganas que tiene los enfermos por hablar, por compartir sus sentimientos, y por luchar", ha sentenciado el doctor.
 

Vídeos

  • 1