Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
10:07
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

La furia del español por Jesús Fonseca

  • 1

Imposible ponerle puertas al español. Casi  quinientos millones lo hablan ya en todo el mundo. Así, con la mayor naturalidad. Una cifra que acaba de conocerse y que desborda las previsones más optimistas. Por suerte estas cosas no dependen de nosotros. No somos los españoles los dueños de nuestra lengua. Mejor así.  «El español es demasiado importante para dejarlo en manos de los españoles», solía decir ese cubano universal que era Cabrera Infante. Está claro que el español no necesita que nadie lo defienda, se defiende solo. Nuestra lengua, avanza espectacularmente y se extiende en internet y entre el empresariado internacional, aunque siguen siendo nuestras asignaturas pendientes, es cierto. Aún así,  sin triunfalismo alguno, el español  es el segundo idioma del mundo. «Un gran idioma de comunicación internacional», en palabras del Rey. Que las pronunció, por cierto, en Barcelona, hace bien  poco, con motivo del I Congreso Internacional de Economía y Cultura. Pues sí, al menos  quinientos millones sienten predilección por nuestra lengua a la hora de  levantar la vida, que es como decir que les gusta soñar, divertirse, comer, meter goles, y, cada vez más, hacer negocios en español. Nos hemos dado cuenta tardíamente de  los espacios creadores y posibilidades que este idioma nuestro nos ofrece. Aunque nunca es tarde si la dicha es buena. También en esto, como en tantas cosas para España, lo mejor está por venir. Por lo pronto, el 85 por ciento de los estudiantes  norteamericanos eligen el español. ¿Cuántos españoles saben que, en Brasil, es obligatorio desde la escuela?... Cada día más chinos lo prefieren. El valor económico de nuestro idioma es evidente. Como lo es que no hay ningún peligro serio para la lengua de España. ¿Cómo podría haberlo para una fuerza así de imparable? ¿Seremos capaces de aprovechar tan favorables vientos? No hacerlo sería de lelos, ciertamente.

 

Vídeos

  • 1