Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
09:20
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

El sector apuesta por abrir una tercera vía

  • 1

Barcelona- La propuesta de liberalizar horarios comerciales para el turismo  ha avivado un debate que persiste en los mentideros de los comerciantes catalanes desde hace años. Mientras el pequeño comercio descarta ampliar jornada y abrir domingos –según la Confederación de Comercio de Cataluña (CCC), el 45 por ciento de los comerciantes de Barcelona sólo tiene un empleado en nómina–,  los del centro de Barcelona (la Federación de Asociaciones Barna Centre) se muestran favorables a flexibilizar horarios a través de una propuesta «consensuada». Ayer,  parte de los implicados  –la CCC, el Gremi de Botiguers, la Cedac y los sindicatos CC OO y UGT– se reunieron con el director general de Comerç, Josep Maria Recasens, y mostraron su «apoyo incondicional» a la Generalitat. El secretario de la CCC, Miguel Ángel Fraile, descartó la medida por la que apuesta el Gobierno, la tildó de «imposición» y advirtió que «invade competencias». Fraile defendió que la legislación actual catalana «es válida y correcta».

Pero el debate está abierto. Xavier Clotet, presidente de Barna Centre, apostó por una tercera vía y aseguró contar con el apoyo de Amics de la Rambla y los comerciantes del paseo de Gràcia. El empresario  lamentó que las «motivaciones políticas» entre Generalitat y Gobierno «hayan empañado el debate real» cuando los municipios turísticos hoy en día sí pueden abrir en festivos.
«No debemos pensar en abrir más horas, sino focalizar la acción sobre el turista. Es allí donde debemos desarrollar propuestas», defendió. «Si ampliamos horarios de forma general –pasar de 72 a 90 horas semanales-, crearemos un problema de exceso de oferta sobre la demanda, la gente no gastará más por abrir más horas», aseguró. Para el presidente del grupo municipal del PP en Barcelona, Alberto Fernández, «no es lo mismo un eje comercial de barrio que un eje comercial turístico como el del centro de la ciudad, los hábitos han cambiado y es necesario abrir actitudes que el propio comercio también reclama». En definitiva, defender el comercio de proximidad y estudiar las posibilidades en las zonas turísticas.
 

Vídeos

  • 1