Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
21:26
Actualizado a las 

La Razón

Cultura

Un electricista el ladrón del códice milenario de Santiago

  • Detenido un ex empleado de la catedral que tenía en su casa un millón de euros

     

  • 1
Una imagen del códice
Una imagen del códice

Al final, como en las novelas de Agatha Christie, el culpable era el mayordomo. O casi. En este caso, todo apunta a un electricista irritado con su despido y con una presunta deuda que se quería cobrar de la peor manera: con el robo de una obra de valor incalculable, el Códice Calixtino que durante 800 años custodió la catedral de Santiago.

Fuentes próximas a la investigación indicaron  a Efe que el arrestado, ex empleado del templo compostelano despedido en una regularización laboral, era considerado desde hace meses el principal sospechoso del robo de esta guía de peregrinos de incalculable valor, aunque no se tenían pruebas concluyentes. Hasta ahora.

Desde un principio, las pesquisas se centraron en el estrecho círculo que tenía acceso a esta pieza. El director del Museo de la catedral de Santiago, Ramón Yzquierdo, siempre defendió como «posibilidad más factible» que el Códice hubiera desaparecido por la acción de alguna persona del entorno próximo a la propia basílica.

Una docena de agentes se ha dedicado en exclusiva a este caso, que acumula larguísimos interrogatorios –a más de setenta personas–, cientos de horas de grabaciones y registros. La Brigada Central de Patrimonio ha desarrollado su trabajo dentro del más absoluto hermetismo, merced al secreto de sumario.

 El deán de la catedral, José María Díaz, que horas antes de conocerse la detención manifestaba que «por órdenes superiores» no podía pronunciarse sobre este asunto, era el responsable del Archivo Catedralicio en el momento de la desaparición del Códice. Las escasas medidas de seguridad del habitáculo donde se guardaba esta pieza y la polémica generada con las llaves –varios medios publicaron que estaban puestas en la cerradura– provocaron su dimisión. Casi un año después, y según fuentes de la investigación, las medidas de seguridad siguen siendo muy deficientes. La Fiscalía de Galicia llegó a recomendar a la Iglesia la elaboración de un inventario de todo su patrimonio y la custodia en cajas fuertes de las reliquias de mayor interés. El Códice en concreto estaba en una sala acorazada, pero dentro de un recinto con pobres medidas de protección.

Durante el operativo realizado por la Policía, donde también han sido detenidos su hijo y su mujer,  se registraron varias propiedades, Y fue en una de ellas donde se encontró una cantidad de dinero cercana al millón de euros, lo que ha llevado a los agentes a sospechar que, ante la imposibilidad de haber amasado esa fortuna por medios propios, éste fue el precio cobrado por la venta del tesoro bibliográfico.  

En el ámbito de las pesquisas y los trabajos para lograr recuperarlo en perfecto estado, fuentes policiales han asegurado que se debe «mantener el hermetismo» porque la investigación sigue bajo secreto sumarial.

Mañana se cumplirá un año de la desaparición de este histórico manuscrito.

 

UN VOLUMEN SIN SEGURO
El «Códice Calixtino» es una de las obras más importantes de la historia del Camino de Santiago. Pero ni su valor histórico ni el cultural fueron suficientes para protegerlo. El volumen permanecía sin seguro y las medidas de protección eran muy deficientes. Y según fuentes de la investigación, éstas no han mejorado pese a todo.

Vídeos

  • 1