Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 diciembre 2014
17:43
Actualizado a las 

La Razón

California dice adiós al Foie

  • 1
California dice  adiós al Foie
California dice adiós al Foie

Mientras en España el consumo de foie no cesa (salvo por la crisis), cada vez son más los países y las regiones que prohíben su consumo, producción y venta. El último en hacerlo ha sido California, en EE UU. Así, mientras en Polonia y en Reino Unido está prohibida su producción, en California, además, también lo está su comercialización y su consumo desde el pasado 1 de julio, tal y como avanzó este semanario hace dos años. California se convierte de este modo en el primer estado norteamericano en tomar esta decisión al considerar que el consumo de esta «delicatessen» supone un maltrato para el animal.
La principal polémica está en el cebado. Para producir este alimento, se sobrealimenta durante las dos últimas semanas a estas palmípedas con el fin de obtener ese plus de grasa que estas aves producen de forma natural con la llegada del frío.
En concreto, la alimentación forzada se hace metiéndoles un tubo para que la comida vaya directamente al buche del animal. En esas dos semanas reciben aproximadamente 10 kilogramos de maíz, tal y como explicaron en su día fuentes de la Asociación Interprofesional de las Palmípedas Grasas. Esta sobrealimentación les provoca una esteatosis hepática instantes antes de mandarlos al matadero, algo que, si vivieran más tiempo, podría acabar con ellos.
Una vez allí, se coloca a estas palmípedas boca abajo durante unos segundos, se les pasa por una especie de mesa con agua y se les da una descarga eléctrica para después finalmente cortarles el cuello. Es de este modo como mueren las ocas, sin necesidad de que organizaciones en defensa de los derechos de los animales lo pongan todavía si cabe más negro.
 

Síguenos en