Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 abril 2014
14:08
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Selección natural por Ángela Vallvey

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Charles Darwin fue un auténtico «whig», un liberal inglés de los pies a la cabeza que, como tal, tenía sólidos principios. Eso significaba, en la primera mitad del siglo XIX, odiar la esclavitud y a los «tories», y seguir los dictados de Adam Smith; además de luchar por la tolerancia, la prosperidad, la emancipación y la felicidad que –suponía la nobleza progresista–, crecían bajo la bandera inglesa allá donde ésta desplegara su manto protector tejido de civilización y legislaciones reformistas. Darwin fracasó en su intento de ser médico y clérigo, y se embarcó en una expedición a Suramérica. Lo demás es historia, claro. El «H. M. S. Beagle», el barco que llevó al joven Charles a la Patagonia, las islas Falkland, las Galápagos, la Tierra del Fuego... aquel legendario navío que transportó al aprendiz de teólogo a exóticos parajes repletos de huesos de animales prehistóricos, de mylodontes y toxodontes, de caracoles, ratas y pinzones, cambió también el lugar que el ser humano ocupaba regiamente hasta entonces en el centro del universo. En octubre de 1836, el «Beagle» retornó a Inglaterra y durante los siguientes veinte años, Darwin le fue dando vueltas a ideas tan peculiares como «la lucha por la vida», o «la selección natural». En 1859, apareció «El origen de las especies», que se agotó en el mismo día y supuso tanto una herejía como una revolución copernicana para la época: ¡se rechazaba la bonita historia de la creación, emparentándonos nada menos que con los monos…!

Hoy día, ni siquiera habríamos necesitado a Darwin. Viendo dónde estamos, y la cantidad de burradas que perpetra el ser humano, a nadie le quedan dudas, no sólo de que procedemos del mono, sino de que volvemos a él.

Vídeos

  • 1