Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 28 noviembre 2014
03:49
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

Más de 500 pacientes se benefician de terapias personalizadas contra el cáncer

  • La unidad especializada de Vall d'Hebron cumple dos años de éxitos

  • 1
El doctor Josep Balsega habla con una de las pacientes de la unidad de investigación molecular
El doctor Josep Balsega habla con una de las pacientes de la unidad de investigación molecular

BARCELONA- Cuanto más se conoce del cáncer, más compleja se vuelve la lucha contra él. Y es que, cada tumor tiene su propio perfil genético y ataca de forma diferente a cada persona. Por ello, desde hace unos años, la comunidad médica busca personalizar los tratamientos al máximo y dar una respuesta rápida y óptima a los enfermos. Con este objetivo se creó la Unidad de  Investigación en Terapia Molecular del Cáncer (UITM) del Hospital Vall d'Hebron que preside el prestigioso investigador Josep Baselga, dirige el oncólogo Josep Tabernero y financia la Obra Social de La Caixa, y que ahora cumple dos años superando con éxito las expectativas.
¿Por qué con éxito? Porque, en 24 meses han pasado por la unidad mil personas que no encontraban cura a su enfermedad. De éstas, más de 500 han podido ver mejorada su calidad de vida y supervivencia. En dos años, se han llevado a cabo 200 ensayos clínicos, 85 en fase I, es decir experimentales en humanos, con nuevos fármacos. Y de éstos, diez han culminado en la comercialización de novedosos medicamentos. Además, se han publicado más de 200 artículos científicos con los resultados obtenidos en la combinación de terapias ya existentes y la creación de nuevos fármacos.
Cabe señalar que a esta unidad llegan los casos más complicados, porque a pesar de los avances médicos, las terapias convencionales no consiguen acabar con el tumor o estabilizarlo. Es el caso de César García de 60 años. Lleva una semana en tratamiento en la UITM contra un cáncer de médula ósea, después de que en otro hospital concertado le derivaran al Hospital Vall d'Hebron al no poder hacerse cargo de él, explica García. «Superé un cáncer de riñón y ahora me enfrento a este, pero la esperanza no se pierde», explica. Hace buena cara. «Siempre digo que por fuera estoy bien, lo que está mal está dentro de mi», apunta. Y, asegura que se siente bien atendido, aunque también «conejillo de indias». No sufre los efectos secundarios de la terapia. Y es que, ese es también uno de los objetivo de la medicina personalizada.
Con todo, el proyecto, impulsado por el propio Isidro Fainé, presidente de La Caixa, ya es un referente mundial y ahora abre la puerta para que jóvenes investigadores puedan formarse en Estados Unidos con ayuda de la Obra Social de La Caixa.


Violencia contra los recortes
Aprovechando que el conseller de Salud, Boi Ruiz, participaba ayer a la presentación del trabajo realizado por el Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer en el Hospital de Vall d'Hebron, varios grupos de trabajadores hicieron oír su voz. Mientras un grupo de empleadas se manifestaron contra el cierre de la guardería bloqueando la salida del conseller, otro desató su agresividad contra el vehículo en el que Ruiz abandonó el centro. Éstos llegaron a zarandear el coche y romper el retrovisor.

Vídeos

  • 1