Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 24 noviembre 2014
03:37
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

Ernest Maragall busca descontentos del PSC para crear un nuevo partido

  • El ex conseller recorre el territorio para captar afiliados que se sumen a su aventura

  • 1
Piqué saludando a Navarro, ayer, en la sede del Círculo de Economía
Piqué saludando a Navarro, ayer, en la sede del Círculo de Economía

BARCELONA- Ernest Maragall confía en estar contando los días para abandonar el PSC después de media vida militando en el Partit dels Socialistes de Catalunya. El histórico militante (mano derecha de su hermano Pasqual en el Ayuntamiento de Barcelona, conseller del tripartito y ahora diputado en el Parlament) ha iniciado hace pocas semanas un periplo por Cataluña en busca de militantes del PSC que quieran adherirse a un nuevo partido. Se trataría de una formación socialdemócrata, de marcado carácter nacionalista y, por tanto, absolutamente independiente del PSOE.

Todavía es pronto para saber si Ernest Maragall va a reunir suficientes apoyos para que la plataforma que ha fundado recientemente, «Plaça 21», acabe dando lugar a un partido político. De momento, ya ha celebrado algunas reuniones. En Manresa, por ejemplo, explicó a 12 afliados del PSC sus ideas. También se desplazó a Alella para seguir predicando la necesidad de una nueva formación, pero en este caso la presencia de afines a la dirección  del PSC impidió que Maragall se expresara a sus anchas.

La alianza con Mascarell
Es conocido que la figura de Ernest Maragall no aglutina a muchos militantes dentro del Partit dels Socialistes, pero el  ex conseller está convencido de que su proyecto puede abrirse paso. Cuenta, por ejemplo, con la simpatía del conseller de Cultura, Ferran Mascarell, que acabó rompiendo el carné de militante del PSC para incoporarse al gobierno de Artur Mas. De hecho, el propio presidente de la Generalitat alentó a Mascarell para impulsar un nuevo partido progresista y nacionalista catalán. En caso de prosperar, la jugada sería redonda para CiU porque contribuiría a debilitar al PSC.

El problema para Mascarell y para  Maragall es que las corrientes críticas del PSC con la dirección de Pere Navarro no están de acuerdo con la idea de iniciar un proyecto al margen de los socialistas. No lo está, por ejemplo, el sector de Joan Ignasi Elena, agrupado en la plataforma «Avancem», ya que su propio manifiesto fundacional descartó una escisión. «Es necesario apostar por una auténtica redefinición política de nuestro proyecto. No creemos, por tanto, que el camino laborioso que representa el nacimiento de nuevos partidos sea el adecuado», dice.

Tampoco los denominados «obiolistas» están por la labor de romper con el PSC, así que Maragall se tendrá que emplear a fondo para hallar apoyos.

Vídeos

  • 1