Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 20 diciembre 2014
00:32
Actualizado a las 

La Razón

La zona abisal por Julián Redondo

  • 1

El 49% por ciento del presupuesto del Estado se lo reparten, ahora que aún se puede, los sufridos pensionistas (32%), los famélicos parados (7,9%) y los perseguidos funcionarios (9,1%). Y Europa exige a España menos empleados públicos, lo que equivale a más paro y a un aumento gradual de jubilados en parques y jardines. Con la espada de Berlín, Bruselas, el FMI, el BCE y los tiburones financieros sobre el acongojado pueblo español,  Flavio Briatore ha inaugurado en Marbella el segundo club Billonaire –el otro va viento en popa en Costa Esmeralda (Cerdeña)– y piensa forrarse, aunque los comienzos han sido ciertamente dubitativos. Mas, ya se sabe, siempre ha habido ricos y pobres. Y contrastes.
El  46,7% del balón televisivo se lo reparten Real Madrid y Barça, 142 millones de euros cada uno de un total de 608. Algunos, como el Valencia o el Atlético con sus 42 millones por barba, guardan la viña y el resto clama en el desierto, o en Twitter, como ha hecho el jeque del Málaga. Al Thany denuncia sobornos de los grandes a los chicos, pero tiene más trampas que el electricista de la catedral de Santiago. En Argentina, desde «Olé» le recuerdan que aún debe 1.675.000 euros a River por el traspaso de Buonanotte, bajo este titular: «¿Málaga o Mala-guita?».
Al jeque no le falta razón en cuanto al reparto del dinero de la tele. Lo sabía cuando llegó, calló y ahora que debe dinero, salta. Aunque para salto, el del Madrid y el Barça. Si el primero ficha a Modric y el segundo, después de firmar a Jordi Alba, contrata a Javi Martínez, la distancia entre los dos primeros y el resto será abisal. Y el Atlético no encuentra 9 millones para pagar a Diego. Contrastes, de ricos y pobres.

Síguenos en