Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
21:00
Actualizado a las 

La Razón

Europa

Juicio a Ratko Mladic: «No hay duda Todos fueron asesinados»

  • El primero de los 411 testigos de la Fiscalía relata ante  el Tribunal de La Haya la limpieza étnica que sufrieron

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
El ex militar Ratko Mladic, ayer, en el Tribunal de La Haya
El ex militar Ratko Mladic, ayer, en el Tribunal de La Haya

Sentado desde el banquillo de los acusados, con la mirada fija y tomando notas en un cuaderno de apuntes, así se vio al ex líder militar serbo-bosnio Ratko Mladic en el primer día del juicio por crímenes de lesa humanidad. Elvedin Pasic, un musulmán de 34 años, fue el primer testigo que presentó la Fiscalía. El joven narró el horror que padeció tras las persecuciones étnicas de las tropas serbiobosnias, comandadas por Mladic, el ex jefe de Estado Mayor del Ejército de la República Srpska (VRS) durante la Guerra de Bosnia. «Las balas nos pasaban cerca (...) y allí donde fuéramos parecía que no éramos bienvenidos», así Pasic retrocedió en el tiempo 20 años, para contar a los jueces cómo junto a su familia logró escapar de su pueblo, Vrbanjci, asediado por los militares serbobosnios, que en 1992, destruyeron todo a su paso y mataron a quien se encontrara dentro de sus casas. Pasic recordó que al volver a su pueblo, los militares habían destruido todo. «Le dispararon al perro y quemaron a cuatro de los ancianos que se quedaron; a otro le dispararon mortalmente», relató. Dijo que tras varios días huyendo, se rindieron y se entregaron a los militares. Recordó que los tumbaron sobre el barro mojado y su padre, para evitar que les hicieran daño a su madre y a él, alegó no tener familia en ese lugar. Después, su padre fue golpeado y llevado junto con todos los hombres al segundo piso de una escuela convertida en prisión, mientras que las mujeres y niños fueron enviados a un autobús. «No hay duda en mi cabeza de que, después de la primera noche en la escuela, todos fueron asesinados», declaró entre sollozos. La defensa del ex militar intentó restarle importancia al testimonio de Pasic al afirmar que él no fue testigo presencial de ningún asesinato, y recordó que hubo bombardeos de artillería en torno al pueblo del testigo que tal vez pudieron causar algunas de las víctimas.
El testimonio de Pasic es el primero de los 411 testigos con que cuenta la Fiscalía para presentar ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Tras el interrogatorio a Pasic, la acusación cuenta con su segundo testigo. Se trata de David Harland, asesor político de las Fuerzas de Protección de Naciones Unidas (UNPROFOR) en Croacia y Bosnia Herzegovina, quien declarará acerca del asedio de Sarajevo entre 1993 y 1995.
El juicio contra Mladic se reanudó ayer, después de haber sido retrasado en dos ocasiones, a petición de la defensa, por errores de la Fiscalía, que no envió a tiempo  unos 7.000 documentos para preparar el caso.
Ayer Mladic presentó una moción de urgencia para volver a retrasar el juicio, porque no está de acuerdo con que varios de los testigos presenten sus testimonios por escrito. Los magistrados del Tribunal no se pronunciarán sobre esta solicitud, hasta que la Fiscalía haga sus alegaciones hoy en la continuación del juicio. Mladic, de 70 años, está acusado de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra de los Balcanes, entre ellos la matanza de 8.873 hombres en Srebrenica y el sitio durante cuatro años de Sarajevo, en el que perdieron la vida 10.000 personas.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA