Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 17 abril 2014
11:51
Actualizado a las 

La Razón

Madrid

Ausencia de arraigo por Ricardo Magaz

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

La inquietud que estas pandillas de jóvenes conjurados y violentos crean a su alrededor es importante. No dudan en colonizar territorios, ya sean parques, plazas o canchas deportivas, y en hacer valer sus rituales, sus modus operandi y su «ley» ante bandas rivales o cualquier vecino que entre en colisión con sus pretensiones transgresoras y endogámicas. La ausencia de arraigo, el paro, la droga, la falta de expectativas y a veces cierta automarginación son factores a tener en cuenta a la hora de analizar la sociología de estos grupos que, dicho en términos a pie de calle, «matan moscas a cañonazos» y crean situaciones de alarma social que en un Estado de Derecho no son comprensibles.

Ricardo Magaz
Pte. de la Sociedad Científica Española de Criminología

Vídeos

  • 1