Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 17 abril 2014
12:00
Actualizado a las 

La Razón

Medio Ambiente y Biodiversidad

La Gomera declarada Reserva de la Biosfera

  • La isla canaria de La Gomera y el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa, en la cordillera cantábrica, fueron aceptadas hoy por la UNESCO para que formen parte de su red mundial de reservas de biosfera.

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
La Gomera
La Gomera

En la reunión del consejo internacional de coordinación de ese programa, que se inició este lunes y se clausurará el viernes próximo, se dio el visto bueno también a la reciente ampliación de la reserva de Doñana y a la nueva zonificación de la de Sierra Nevada, que ya estaban en esa lista.

En total, según el comunicado difundido hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se añadieron 20 nuevos enclaves, dos de ellos transfronterizos, con lo que esa red mundial cuenta en la actualidad con 598 lugares en 117 países, a los que España aporta 42.

Esas reservas son lugares designados por el programa sobre el hombre y la biosfera (MAB) de la UNESCO como sitios de experimentación de diferentes métodos de gestión integrada de la biodiversidad y de los recursos naturales, ya sean terrestres, costeros marinos o de agua dulce.

De La Gomera, el organismo citó entre otros el Parque Nacional de Garajonay, inscrito también en la Lista del Patrimonio Mundial y que destaca por su bosque húmedo de laureles y por los cultivos en terrazas, "importantes por su gran significado cultural".

De Las Ubiñas-La Mesa, se subrayó que comprende bosques maduros que conservan su estado primigenio y poseen "un alto grado" de biodiversidad, en el que hay también especies animales protegidas, como el oso pardo cantábrico, y un patrimonio cultural "de gran riqueza".

El comité aprobó igualmente la ampliación de la de Doñana, designada como reserva en 1980, y que con el cambio integra el área de transición no incluida en un principio y ensancha la "zona tampón", con lo que se triplica su superficie total.

La reserva de Sierra Nevada había sido nombrada en 1985 y con la nueva zonificación abarca actualmente el núcleo central de la cordillera penibética, cuyas "laderas abruptas son una muestra de la erosión glaciar que configuró su morfología en el pasado".

La lista dejó fuera a la candidatura catalana de las Tierras del Ebro porque incluye en su perímetro la central nuclear de Ascó, pero, según explicaron a Efe fuentes de la UNESCO, puede presentarse otra vez el año que viene con una nueva zonificación.

Entre las nuevas reservas incorporadas a la red figura además la mexicana Tehuacán-Cuicatlán, "uno de los sitios donde se da uno de los más altos grados de diversidad y presencia de especies endémicas de todo México", y entre las antiguas se aceptó la ampliación de la de Fray Jorge, en Chile.

Este año se inscribieron por primera vez reservas de Haití, Kazajistán y Santo Tomé y Príncipe y se aprobaron otros enclaves como la reserva Aya, en Japón, que alberga "uno de los más vastos bosques de hoja perenne todavía existentes" en el país, o la de Wakatobi, que comprende las cuatro islas principales de ese archipiélago indonesio.

La reserva senegalesa de Ferlo, la cuenca del Dordoña en Francia, "que cuenta con uno de los mayores estuarios de toda Europa", o las chinas Jinggangshan y Niubeiliang fueron otras de las que completaron el listado de este año y pasan a ser "sitios donde se experimentan y aprenden prácticas de desarrollo sostenible".

Vídeos

  • 1