Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 28 noviembre 2014
07:20
Actualizado a las 

La Razón

Medicina y Sanidad

La píldora aumenta el riesgo de hipertensión

  • Un estudio europeo revela que la ingesta de anticonceptivos orales en las adolescentes y el consumo de alcohol en los chicos incrementa la presión sanguínea y el peligro de sufrir incluso un infarto de miocardio en un futuro a medio plazo
     

  • 1
La píldora aumenta el riesgo de hipertensión
La píldora aumenta el riesgo de hipertensión

Para saber que estamos «sanos», nuestra tensión arterial debe estar por debajo del clásico 14/9 (140mmHg/90mmHg). Unas cifras que distan, según publica un estudio publicado en el «European Journal of Preventive Cardiology» y presentado en el último Congreso Europeo de Cardiología (ESC), de las que tienen los jóvenes hoy en día. Y el motivo se halla en el uso de la píldora anticonceptiva y en la ingesta de alcohol. Ellas la toman, ellos beben. Y las consecuencias son un aumento de peso y de la presión sanguínea, con el consiguiente riesgo cardiovascular que probablemente aparezca cuando sean algo más mayores.
El trabajo fue realizado por investigadores del Hospital Royal Perth, la Universidad Notre Dam (ambos de Australia) y del Instituto Telethon de Salud Infantil. Tras hacer una serie de cribados a cerca de 2.000 individuos menores de edad, finalmente participaron 1.248 jóvenes de 17 años. Los chicos que bebían alcohol tenían de media de 9 mmHg de sistólica más alta de lo normal, y ellas, casi 2 mmHg. Además, a éstas se suma el hecho de que el 30 por ciento de ellas, usaba la píldora, lo que aumentó aún más la tensión (3.2 mmHg), frente a quienes no la tomaban. Y también se asoció a un mayor aumento del índice de masa corporal.

Estrógenos
Utilizando los criterios mencionados de presión sanguínea de la población adulta, aproximadamente el 24 por ciento de los adolescentes era «prehipertenso o hipertenso». En cuanto al uso de la píldora, tal y como revela a este semanario el cardiólogo Joep Perk, «en el trabajo se contemplaron todos los tipos de anticonceptivos orales, no sólo uno en concreto o una marca». Y los componentes de todos ellos que el experto explica que están más ligados a ese incremento de la presión sanguínea «son probablemente los estrógenos que contienen». Además, los investigadores también destacan que es en esta franja de edad cuando los hábitos y comportamientos comienzan a asentarse, por lo que después es más complicado eliminarlos de la vida cotidiana.

Infartados
Si se tiene en cuenta que las estadísticas muestran un incremento de la población obesa, especialmente entre este grupo poblacional, el uso de la píldora es un habitual entre muchas mujeres... «Si mis hijas se convierten en obesas y toman la píldora, desde luego que tendrán un riesgo mucho mayor de sufrir hipertensión, e incluso ésto puede derivar en un problema cardíaco (como un infarto de miocardio) más tarde en su vida».
Segun explica el investigador Chi Le-Ha, deberían aconsejar a las adolescentes que toman estos anticonceptivos orales que hagan revisiones y controlen su tensión arterial para evitar posibles riesgos cardiovasculares en el futuro».
Las recomendaciones de Perk, aunque pueden resultar obvias, sin embargo no deben ser tenidas muy en cuenta a tenor de las cifras descubiertas en el estudio.: «Nada de fumar, practicar alguna actividad física diariamente y adoptar hábitos alimenticios saludables», concluye el experto.
 

Vídeos

  • 1