Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 julio 2014
22:51
Actualizado a las 

La Razón

Destinos

A las fiestas del pueblo

  • El  verano concentra el mayor abanico de celebraciones patronales de España. Son días grandes y en muchas localidades el evento es un acontecimiento turístico de primer orden por su magnitud u originalidad
     

  • 1
A las fiestas del pueblo
A las fiestas del pueblo

El verano no sólo significa sol y playa. Durante estos meses, la tradición y la historia desfilan por las calles de la mayoría de los pueblos que salpican la geografía española. A lo largo del año contamos los días para que la fecha deseada llegue. Sacamos el «traje de luces» del armario, volvemos a ver a los amigos de la infancia y dejamos los problemas en casa. Es hora de empezar la fiesta, ¡música maestro!

Lunares y carruajes
La histórica Feria de Málaga es una de las principales atracciones del sur de España. El 19 de agosto, la capital de la Costa del Sol se viste de gala para conmemorar la toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos. Carruajes, castañuelas y trajes de lunares recubren las calles durante el día, además de espectáculos para niños, pasacalles con orquestas y un sinfín de eventos. Por la noche, las casetas, el vino y las tapas son los anfitriones en el concurrido recinto ferial.

Tradición arraigada
Lo que durante años ha sido el trabajo de nuestros abuelos y bisabuelos se convierte cada año en un guateque. La fiesta de la vendimia nació en Peñafiel hace una veintena de años, en la provincia de Valladolid. A finales de septiembre, lugareños y visitantes tienen la posibilidad de catar el primer mosto del año, así como de disfrutar de bailes regionales que amenizan este acto. El momento clave es cuando los mozos del pueblo se abrazan y bailan mientras pisan la uva, como se hacía antiguamente.
 
Un momento mágico
Luz, color y sonido visten cada rincón de Elche la noche del 13 de agosto. La nit de l'Albá tiene su origen en la Edad Media, cuando cada familia ofrecía a la Virgen un cohete por cada uno de sus hijos. Hoy, la tradición se mantiene y cada ciudadano lanza artificios pirotécnicos durante la lluvida del fuego. Tras el sonido, se hace un silencio que transforma el momento en algo mágico. Minutos más tarde, en medio de la oscuridad, se alza la palmera de la Virgen que ilumina por completo todo el cielo de la ciudad alicantina.

Ríos de color rojo
Buñol, en la provincia de Valencia, se viste de rojo el 29 de agosto. Un jabón da el pistoletazo de salida, pues cuando éste cae al vacío, empieza la batalla. Multitud de camiones lanzan tomates en abundancia en la plaza del pueblo. Todo queda cubierto de rojo y ríos de jugo de tomate, que avanzan por las calles del pueblo para sorpresa y alboroto del personal. En 2002, «La Tomatina» fue declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. 

El preso indultado
Como si fuese directo a la horca, el Cipotegato, en Tarazona (Zaragoza), disfrazado de arlequín irrumpe en la plaza a través de la multitud. Atravesándola, es perseguido por la muchedumbre que le grita «cipote» a la vez que le tiran tomates. La tradición viene de largo, cuando una vez al año un preso de la cárcel tenía la oportunidad de ser libre.
 

Vídeos

  • 1