Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 24 septiembre 2014
00:52
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

La escritora Isabel Olesti baja a la Rambla de 1982 en su nueva novela

  • 1

BARCELONA- La escritora reusense Isabel Olesti baja hasta la húmeda Rambla de 1982, con travestis y hombres enigmáticos, en su nueva novela «La pell de l'aigua» (Proa), cuyo hilo conductor es una mujer que proviene de las tierras del Ebro y que ha vivido en un ambiente claustrofóbico desde la infancia.

En una entrevista con Efe, Olesti comenta que ha querido dibujar una Barcelona que ya no existe, preolímpica, gris, «pero muy interesante y viva al final de la Rambla, frente a la actual tomada por los turistas y los hombres estatuas».

A la vez, es un escenario que le sirve para ubicar a la protagonista de su libro, una mujer «con una vida oscura, que se ha movido siempre en un ambiente claustrofóbico, con un padre distante y una madre que sólo esperaba a que el marido marchara de su casa para salir a la calle con unos zapatos rojos de alto tacón».

En esta novela también tiene su importancia la visita que realizó el Papa Juan Pablo II a la capital catalana bajo una lluvia persistente en esos días. Precisamente, Olesti señala que la imagen de la lluvia, muy presente a lo largo de estas páginas, «sirve de nexo de unión entre la infancia de la protagonista en las tierras del Ebro y esta Barcelona gris, pero muy viva de la Rambla».

Sobre la mujer protagonista, indica que es alguien a quien no le gusta la vida que lleva, casada con un hombre que la dejó embarazada durante unas vacaciones, con el que tiene tres hijas, con las que también mantiene una relación distante. Ante este hecho, acaba «inventándose una nueva vida y deja la parte alta de la ciudad para dirigirse a la baja».
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA