Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 22 septiembre 2014
22:15
Actualizado a las 

La Razón

No podemos ser Grecia

Despertar a los inversores por JR Pin Arboledas

  • 1

Meter bulla es sinónimo de armar escándalo, jaleo, follón. Es algo divertido para el que lo hace y molesto para el que lo recibe. En el verano es muy común que algún vecino no te deje dormir con su bulla. El calor menguante de la nocturnidad o la calma chicha de la hora de siesta anima a la fiesta bullanguera a costa del descanso ajeno.

Estamos en verano y la bulla apetece. Incluso a los sindicatos que han convocado una movilización para el 19 próximo contra las medidas de austeridad del Gobierno ¡Vaya día! Por un poco la convocan en la fecha facha (buen juego de palabras) del 18 de Julio. Efemérides del inicio de la dictadura. Tampoco hubiera sido extraño. Al fin y al cabo las leyes laborales actuales tienen sus orígenes en el franquismo y los sindicatos siguen viviendo del Estado, como hacía el sindicato vertical. Lo grave es que quieren seguir haciéndolo. La reducción de otro 20% de las subvenciones del Estado ¿no estará también detrás de la manifestación?

Lo preocupante es que estas bullas veraniegas van a despertar a los analistas e inversores en nuestra deuda pública. Ello, además de sentar mal al cuerpo de los durmientes, les alarma. Les alarma y puede llamar por teléfono a la policía para que acalle la escandalera. En este caso la policía son los llamados hombres de negro. No vienen con porras, escudos antidisturbios, gases lacrimógenos o balas de goma; vienen con un bolígrafo y una goma de borrar. El bolígrafo para escribir, dictar, más medidas de austeridad, la goma de borrar para eliminar alguna de las partidas de lo que los ciudadanos llaman Estado del Bienestar.  De hecho he oído que el presidente del Bundesbank ha aconsejado que España pida la intervención. Creo en la libertad de expresión, pero también en la responsabilidad de cada uno.

Es posible que a algunos les apetezca un Monti, el presidente italiano. Un tecnócrata enviado por la Unión Europea para poner en orden las cuentas públicas españolas. Yo los llamo los Poncios en recuerdo a Pilatos, el gobernador de la provincia bullanguera de Judea.

 

J.R. Pin Arboledas
Profesor del IESE Universidad de Navarra

 

Vídeos

  • 1