Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía

    RDyO

Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 22 diciembre 2014
23:58
Actualizado a las 

La Razón

Los mercados quieren calma

  • La contestación en las calles a las medidas de ajuste llevó a Grecia a solicitar el rescate a la UE en mayo de 2010.l Hoy, el país heleno no puede financiar su deuda

  • 1
Ataque a la Bolsa de Barcelona en marzo
Ataque a la Bolsa de Barcelona en marzo

MADRID- A pesar de las dificultades por las que está atravesando la economía, España está muy lejos de ser Grecia. El peligro está ahora en que las medidas que el Gobierno ha adoptado para tratar de reconducir la situación económica de aquí a finales de 2014 tengan una respuesta violenta en la calle en forma de manifestaciones o huelgas generales, algo que acompañó a las medidas que tomaron los distintos gobiernos griego antes y después del primer rescate en mayo de 2010. Los mercados no entienden de contestaciones callejeras cuando lo que está en juego es algo tan serio como la deuda soberana de un país y su futuro

Los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, advirtieron ayer de   que los ajustes aprobados por el Gobierno «no son la hoja de ruta   para salvar a España, sino para hundirla más», y han afirmado que no descarta recurrir a la huelga general para expresar su  rechazo a estas medidas. «En septiembre habrá una gran movilización. Ya veremos de qué tipo», ha dicho Toxo. El primer sector que puede verse perjudicado es el turístico, un 12% de nuestro Producto Interior Bruto.

Antes de que Grecia tuviera que pedir su primer rescate a la Unión Europea, la oposición y la ciudadanía boicotearon las medidas acordadas por el entonces primer ministro Yorgos Papandreu.

Desde que comenzaron los primeros rumores sobre las dificultades económicas de Grecia las protestas se trasladaron a las calles de Atenas. Las consecuencias fueron dramáticas para el país. Del pagar una rentabilidad del 6,3% por el bono a diez años en marzo de 2010 se pasó al 11,40% a finales de abril. El rescate se realizó con el bono al 8,8%.

Ahora, el bono griego a diez años está en el 24,66% (lo que impide la presencia del país en los mercados) y la prima de riesgo en los 2.342 puntos básicos. La rentabilidad del bono español cerró el viernes en el 6,65%, con un diferencial sobre el bono alemán de 541 puntos básicos.
España tiene un déficit público inferior al de Grecia y menos de la mitad de su deuda en relación al PIB. Mientras España debe el 68,5% de su PIB, con datos cerrados de 2011, Grecia alcanza el 165,3%. El desfase de las cuentas públicas del país heleno está en el 9,1% del PIB., algo por encima de las españolas, aunque en 2009 llegaron a estar en el 15,6% de la riqueza nacional.
España sólo pierde en la comparación de su paro. Pese al rescate, el paro griego está en 22,5% de la población activa.
 

Síguenos en