Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 23 agosto 2014
17:17
Actualizado a las 

La Razón

Noticias "La Red"

La pareja de Hollande se lo pensará antes de tuitear de nuevo

  • Valérie Trierweiler, la pareja del presidente francés, François Hollande, ha dicho que en el futuro se lo pensará antes de volver a enviar un "tuit" como el que hace unas semanas causó polémica en Francia, en plena campaña electoral.

  • 1
La pareja de Hollande se lo pensará antes de tuitear de nuevo
La pareja de Hollande se lo pensará antes de tuitear de nuevo

Trierweiler dijo durante una visita en Brest (oeste) junto a Hollande: "Me cruzaré de brazos siete veces antes de tuitear", comentario que captaron las cámaras del canal "BFMTV", con imágenes que difundió hoy. Esa visita se produjo durante la tarde del sábado, después de que Hollande hubiera participado en París en el tradicional desfile militar con que se celebra la Fiesta Nacional francesa del 14 de julio.


Sonriente, y mientras daba la mano a la gente que esperaba a la pareja presidencial, Trierweiler hizo únicamente ese comentario en la primera vez que se expresa públicamente sobre la cuestión.


El presidente evitó ayer criticarla, pero reconoció que la función de Trierweiler "no es fácil".
Preguntado en una entrevista televisada después del desfile militar del sábado, Hollande dijo que "los asuntos privados se arreglan en privado", aunque no aludió al asunto del "tuit".
Trierweiler, periodista de profesión, difundió el "tuit" en la campaña del pasado junio y en él apoyó a un rival político de la expareja de Hollande, la socialista Ségolène Royal, madre de los hijos del presidente.


El "tuit" causó un gran revuelo en Francia y desencadenó un intenso debate sobre el papel de la primera dama, que había comunicado su intención de continuar con su actividad periodística.


Hollande ayer se limitó a decir que ha comunicado a sus allegados que deben respetar "escrupulosamente" el principio de que lo asuntos privados se resuelven de manera privada.
"Los franceses quieren que las cosas estén claras, que el Estado lo dirija quienes ellos han elegido y no haya ninguna interferencia", zanjó Hollande, que tampoco se refirió a las críticas que su hijo, Thomas, hizo del famoso "tuit".


Este había declarado en un semanario francés que el envío de ese mensaje -que favoreció al rival de Royal a la hora de obtener su escaño de diputada en la Asamblea Nacional, institución que aspiraba a presidir- destruyó la "imagen normal" que el presidente se había esforzado por construir durante su candidatura.


Pero Hollande agregó que la función de "primera dama" no tiene un "estatuto" y dijo: "Valérie quiere mantener su actividad profesional. Lo comprendo. Y a partir de ahí estará a mi lado cuando el protocolo lo exija". "No es fácil asumir ese puesto. Tiene que haber reglas", concluyó el presidente sin precisar más.

Vídeos

  • 1