Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 22 noviembre 2014
23:00
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Miguel Ángel García Nieto: «Somos como las amas de casa intentamos no gastar más de lo que tenemos»

  • «Si las administraciones se hubieran esforzado igual que los ayuntamientos no estaríamos en esta situación», afirma

  • 1
«Si no fuera por las diputaciones que están al quite de muchas cosas, los pequeños pueblos no podrían vivir»
«Si no fuera por las diputaciones que están al quite de muchas cosas, los pequeños pueblos no podrían vivir»

-Crisis económica, paro, falta de financiación, ¿Cómo viven los 2.248 municipios de Castilla y León este momento?
- Con mucha angustia, penalidades, preocupaciones y mucha precariedad. Los males nos afectan a todos, pero esto es como todo, cuando a los mayores les entra una gripe a los menores nos entra la pulmonia, y en estos momentos a todas las dificultades que estamos teniendo se nos añade lo que no hacen las otras administraciones, por eso de la cercanía a los ciudadanos. En definitiva, es una situación muy complicada, muy grave, muy difícil, que además nadie sabe hasta donde vamos a poder aguantar. Bien es verdad que las últimas medidas del Gobierno nos han venido a ayudar y a paliar  ciertas situaciones de tensión. Sirven para salir adelante, pero no para salir del bache, que es mucho más grave que lo que se haya podido pensar.

-¿Qué es lo que más urge?
- Ahora lo más urgente ha dejado de ser lo que estructuralmente venimos pidiendo y necesitando desde hace mucho tiempo. Quedaría bien si volviera a pedir un marco de financiación adecuado o  que se clarifiquen las competencias. Todo eso queda bien, pero es que no es el momento, la agonía es tal, la situación es tan acuciante que lo primero que pedimos es que se mantengan las cantidades económicas que se han venido transmitiendo otros años. Estamos en una situación insostenible, estamos a punto de quitar de lo principal, de los servicios esenciales, y eso es muy grave, porque puedes suprimir lo superfluo, pero no podemos quitar de lo que es esencial. Estamos hablando de supervivencia. No de mejora en la calidad, sino de supervivencia.

- La dispersión es un problema en Castilla y León. Para ello, se está elaborando un nuevo modelo de Ordenación del Territorio, ¿qué le parece?
- El modelo me parece bien, porque necesitamos movernos en ese sentido, porque en una tierra como la nuestra de 95.000 kilómetros cuadrados, tener 2.248 ayuntamientos abiertos es muy complicado, una barbaridad, lo que pasa es que romper la inercia de muchos siglos no es fácil. Nosotros hemos puesto tres premisas que se están respetando a pies juntillas, lo que agradecemos y por eso nos gusta el modelo: que no desaparezca ningún ayuntamiento del mapa territorial; que se respete el concepto de voluntariedad, muy importante, que se agrupe los ayuntamientos voluntariamente y como quieran; y la defensa de las diputaciones. Esto no se puede entender en las comunidades uniprovinciales o que tienen unos municipios muy grandes como en Andalucía, pero en esta tierra, que tenemos casi 900 ayuntamientos con menos de 100 habitantes, es que hace falta un órgano tutelar, llamase diputación o de otra forma que mantenga la pervivencia de estos ciudadanos, ya que si no fuera por las diputaciones, que están al quite de muchas cosas, los municipios no podrían vivir ni desarrollar su actividad.

- Usted se caracteriza por no moderse la lengua y eso le ha traído alguna discrepancia con la Junta, como con el tema de la ausencia de ayudas para la contratación de desempleados o la tasa de vertidos...
- Cuando se hacen cosas que perjudican a los municipios no puedo agachar la cabeza. El que hayan retirado las ayudas para contratar a parados nos están creando muchas dificultades a los municipios. Sobre la tasa de vertidos, bastante mal está ya el enfermo como para que inoculen otro virus. La Junta me dirá que no repercute en los ayuntamientos, pero sí en los ciudadanos, pero es que mi gente cada vez son más pobres y no se les puede hacer esto. En este tema soy muy pesimista y creo que la Junta no va a dar marcha atrás.

- ¿Cómo se puede superar esta situación tan negativa?
- Las líneas están claras y yo soy muy optimista. Si otras administraciones hubieran hecho los mismos esfuerzos que los ayuntamientos, no estaríamos en esta situación, porque los alcaldes y los concejales nos hemos apretado mucho el cinturón. Somos como  las amas de casa, intentamos no gastar más de lo que tenemos y ser muy cuidadosos con los fondos que recibimos. Por eso sólo me queda decir a la gente que hay que tener fe, pero hay que ser conscientes de que es el momento de esforzarse.

- Y para Ávila, ¿cuáles son sus prioridades?
-  Me obsesionan tres temas: Solucionar el problema del paro, para lo que estoy en busca de un Plan de Empleo que esta tierra está pidiendo a gritos; el mantenimiento de los servicios sociales; y no meter la tijera a los empleados públicos, ya que esa no es la solución.

 

En primera persona
Defensor a ultranza del municipalismo

Eficacia, ilusión, optimismo y municipalismo. Así se puede definir a Miguel Ángel García Nieto que lleva al frente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) cinco años, y afronta su segunda legislatura, en el momento más difícil para las entidades locales de Castilla y León. Muy amigo de sus amigos y defensor de las injusticias, le obsesiona acabar con el desempleo, ofrecer los mejores servicios esenciales para sus vecinos y mantener la misma plantilla de empleados públicos. La tarea no es fácil, pero él no piensa aflojar en el intento y trabaja sin descanso para lograr superar estos momentos críticos que viven, sobre todo, las entidades locales.
 

Vídeos

  • 1