Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 20 octubre 2014
03:28
Actualizado a las 

La Razón

Duelo al sol: Entrevista

Serge Ibaka: Mi abuela sigue desde el Congo mis partidos por internet

  • A Serge Ibaka le gustaría que la maleta que utilizará este verano hiciese saltar las alarmas de los escáneres de cada aeropuerto. Esto significaría que en ella guarda la medalla que tratará de conseguir en los Juegos de Londres

  • 1
Serge Ibaka
Serge Ibaka

Cuando hace más o menos un año José Blanco, entonces portavoz del Gobierno, confirmó la nacionalización de Ikea, en realidad se refería a Serge Ibaka (República del Congo, 1989), pívot de la Selección española de baloncesto y  subcampeón de la NBA esta temporada con los Thunder de Oklahoma City. Ahora, con muy pocos días de descanso tras su dura batalla contra los Heat de LeBron James, se prepara junto a Gasol, Rudy, Navarro y compañía para luchar por la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres.

–Debe de ser muy duro esto de quedarse sin vacaciones tras tantos partidos.
–Sí, ha sido poco, pero es mejor que nada. He estado con la familia y los amigos en París y lo he pasado muy bien. Soy joven, así que ya tendré tiempo para descansar cuando me retire.

–¿Para entonces ya sabe cuál de sus «países» elegirá para vivir?
–Viviré en España, en Barcelona, que me encanta.

–Usted jugaba en el Congo y de un día para otro se encontró viviendo en Manresa y jugando en la ACB. ¿Qué echa de menos de África?
–La familia, los amigos y también la comida. La de aquí es muy buena, pero es diferente a la africana. Me encanta cuando algunos de mis familiares vienen a visitarme a Estados Unidos y cocinamos platos típicos del Congo.

–¿Ha encontrado algo mejor que la tortilla española?
–Sí, lo que me gusta de verdad es una buena paella.

–¿Qué significa para usted jugar con la camiseta de la Selección?
–Es un orgullo. Estoy muy contento de formar parte de este equipo, que, además, me da la posibilidad de actuar en las mejores competiciones y luchar por los títulos más importantes. El verano pasado lo disfruté mucho.

–¿El ambiente en el equipo es tan bueno como  parece desde fuera?
–Nos llevamos realmente bien y disfrutamos haciendo lo que nos gusta.

–Dicen que en la NBA todo es mucho más frío, que cada uno va a lo suyo y sólo se juntan para jugar...
–No he estado en otros equipos para saber si es igual, pero nuestro vestuario tiene un clima ideal. Los Thunder somos como una familia. Cuando jugamos fuera de casa pasamos mucho tiempo juntos, vamos a tomar algo al centro comercial, al cine, a restaurantes...

–¿Se pueden hacer amigos en un mundo tan profesionalizado y competitivo?
–Por supuesto. Nosotros lo somos.

–Kevin Durant le acogió fantásticamente desde el principio, ¿no?
–Es muy cercano, buen profesional y un gran líder. Trata de estar siempre bien con todos los compañeros.

–¿Sigue la madre de Durant poniéndose la camiseta de Ibaka para los partidos?
–Nos apoya siempre, es un poco la madre de todos. Cuando llegué a Estados Unidos me vio un poco solo y por eso se ponía mi camiseta. Fue un gesto muy bonito, que me facilitó la integración.

–Dicen que Oklahoma es una ciudad aburrida. ¿Cómo es el día a día allí de un pívot hispano-africano?
–Es un sitio muy tranquilo y la verdad es que allí no hay mucho que hacer. Ir a entrenar, estar en casa viendo la tele y luego viajar con el equipo, que es lo que más tiempo nos ocupa.

–Su madre murió cuando usted era muy joven y fue acogido por su abuela...
–Vive en el Congo. Siempre está pendiente de cómo me van las cosas, y entra en internet para seguir mis partidos o enterarse de si he ganado o no. Después de la final de la NBA me llamó para consolarme y decirme que no pasaba nada, que había que seguir hacia adelante. Está empezando a entender de baloncesto.

–¿Cómo afecta la crisis económica a una estrella del deporte?
–Todavía no soy una estrella, soy un jugador normal. Llegaré a ser una estrella, pero de momento no lo soy. Y siempre he intentado vivir como todo el mundo. Muchos jugadores tratan de vivir de forma diferente y no saben que esto del baloncesto no dura para siempre. Se acaba, y cuando esto sucede te puede costar volver a la realidad. Por eso yo intento vivir como cualquier chico de mi edad. Me basta con tener algo para comer, para vestirme, un sitio donde dormir. Esto es lo más importante. No hay que complicarse la vida.

–¿Por qué los aficionados de los Lakers critican tanto a Pau Gasol?
–Pau es uno de los mejores pívots de la historia de España y la NBA. Tiene dos anillos, y no hay muchos jugadores que tengan dos. Bueno, no hay tantos que tengan ni siquiera uno. Yo le respeto mucho y si hay gente en Los Ángeles que opina diferente, no es asunto mío.

–¿Se puede superar a Estados Unidos en los Juegos de Londres?
–No va a ser fácil, pero vamos a ir allí a intentar ganar, y no sólo a los americanos, con los que juegan tres de mis compañeros. Habrá que superar a muchas selecciones antes de llegar a la final.
 

Vídeos

  • 1